No hay evidencia inicial de que hubiera fallado el motor del helicóptero policial que se estrelló en un bar de Glasgow el mes pasado, afirmaron los investigadores británicos.

Nueve personas fallecieron cuando el helicóptero se estrelló contra el techo del pub The Clutha el 29 de noviembre. Entre las víctimas estaban el piloto civil y dos agentes policiales que iban a bordo de la nave. Treinta y dos personas resultaron heridas, 12 de ellas de gravedad.

La Unidad de Investigaciones de Accidentes Aéreos informó el lunes que la evidencia inicial indica que el helicóptero se estrelló contra el techo del pub con "una gran fuerza en el descenso y baja velocidad de avance".

Señaló que las pruebas preliminares demuestran que todas las aspas del rotor del helicóptero se mantuvieron adheridas en el momento del impacto pero el principal rotor y el de la cola no rotaban.

No señalaron razón alguna que hubiera causado esa situación y la investigación continúa.