Una casa de subastas francesa, tras hacer caso omiso a un pedido de la embajada estadounidense de aplazar una subasta de máscaras sagradas hopi, las vendió rápidamente el lunes, junto con otros objetos nativos norteamericanos en disputa, por 1,6 millones de dólares.

Mientras manifestantes realizaban una protesta en las afueras de la casa de subastas Drouot con carteles que decían "Máscaras sagradas, venta sacrílega", unas 25 coloridas máscaras kachina fueron subastadas.

Aunque un juez francés fallo la semana pasada que la venta de los objetos es legal en Francia, la tribu hopi de Estados Unidos dice que los artefactos representan los espíritus de sus antepasados y no pueden ser vendidos como mercancía.

Los objetos se vendieron rápidamente, incluyendo la "Vaca Madre", una máscara sagrada de aspecto amenazador con plumas negras, que fue comprada por 171.000 dólares, casi el doble de su precio esperado.

"Es el evento del año. Aquí, en estos momentos. Es la venta indoamericana del 2013", dijo el subastador Eric Deneste. Su tono ligero y las mazorcas de maíz colocadas como decoración alrededor de las máscaras, contrastaron con la seria presencia de guardias de seguridad en la sala, como precaución.

Las máscaras Katsinam parecen rostros surrealistas hechos de madera, cuero, pelo de caballo y plumas y están pintadas con vívidos pigmentos en rojo, azul y naranja. A diferencia del arte comercial, dijeron los hopi, esos objetos son similares a tumbas y representan los espíritus de sus antepasados, cuidados y alimentados como si viviesen.

La embajada estadounidense hizo el pedido de aplazamiento a nombre de las tribus hopi y San Carlos apache, para darles tiempo a venir a Francia e identificar los objetos e investigar si podían reclamarlos bajo la Convención de 1970 de la UNESCO sobre Exportación y Transferencia de Propiedad de Bienes Culturales. Francia y Estados Unidos son signatarios de la convención.

"Nadie dice que debemos despojar a museos de todos sus objetos", dijo Pierre Servan-Schreiber, un abogado que representa a la tribu hopi. "Pero esos objetos tienen un significado especial para pueblos que aún existen. ¿Cuándo van a darse cuenta de que no todo puede ser vendido y comprado?"

Servan-Schreiber compró una máscara hopi y se la devolvió a la tribu.

La semana pasada, la tribu demandó ante el tribunal a la casa de subastas para tratar de bloquear la venta. La tribu perdió, pues el juez resaltó que Francia no tiene leyes para proteger a pueblos indígenas.

___

Thomas Adamson está en Twitter.com/ThomasAdamsonAP