Las fuerzas sirias capturaron el lunes una ciudad del occidente del país cerca de la carretera principal que une el norte con el sur, al tiempo que el gobierno proseguía su ofensiva en una región montañosa cerca de la frontera con el Líbano, informó la prensa estatal.

Según los reportes, los soldados tomaron control pleno de Nabek un día después de asegurar la carretera cercana que une la capital Damasco con la ciudad central de Homs. Esa vía es crucial para el transporte por tierra de las armas químicas sirias hasta un puerto desde donde serán despachadas al extranjero o al mar para su destrucción.

Sin embargo, activistas sirios aseguraron que los rebeldes todavía controlan parte de Nabek. El área tiene valor estratégico para ambas partes en el conflicto sirio, ahora en su tercer año. La carretera es un vínculo crucial entre Damasco y el norte del país, como también con los bastiones del gobierno a lo largo de las costas del Mediterráneo.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas indicó la semana pasada que considerará usar esa carretera para transportar las armas químicas sirias al puerto de Latakia.

La televisión oficial siria dijo que el ejército del presidente Bashar Assad tomó Nabek el lunes por la mañana después de "una serie de operaciones precisas". Agregó que los soldados todavía persiguen a "terroristas" en las afueras de la ciudad, el término con que califica a los combatientes que luchan contra el gobierno.

La televisión difundió un informe desde la plaza principal de Nabek, donde mostró a un reportero rodeado de docenas de personas que hacían ondear banderas sirias. La mayoría de los edificios en las tomas parecían intactos y por lo menos uno aparecía decorado con una enorme bandera siria desde el techo hasta la calle.

La emisora mostró a una joven que decía al reportero: "Que Dios proteja a nuestros soldados sirios. Ahora me siento segura".

Otra mujer dijo que los residentes padecieron falta de alimentos y agua desde que comenzaron los combates hace tres semanas. "Hemos pasado 20 días muy difíciles", afirmó.

Rami Abdurrahman, director del Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que el gobierno controla la mayor parte de Nabek, pero que la lucha en los alrededores continúa.

En los últimos días se han sucedido intensos combates entre el ejército sirio, reforzado por sus aliados del Jezbolá libanés, y los rebeldes islamistas, incluidos muchos pertenecientes a un grupo vinculado con al-Qaida.

La lucha había derivado en el cierre de la carretera durante 19 días, pero las fuerzas sirias la reabrieron el domingo, dijo el Observatorio.