Los cadáveres del piloto y un médico desaparecieron después de que un avión que se dirigía a México en un vuelo de transporte médico cayó al mar cerca de la ciudad de Fort Lauderdale, informaron los investigadores.

El jet regresaba a México el 19 de noviembre después de dejar a un paciente de San José, Costa Rica, en Fort Lauderdale. En un informe preliminar la semana pasada, investigadores de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB por sus siglas en inglés) dijeron que no había evidencias de incendio antes o en el momento del accidente.

Según el informe, el piloto reportó una falla en el motor y solicitó volverse para regresar al aeropuerto. Sin embargo, el avión siguió volando paralelo a la costa y descendió hasta unos 30 metros (100 pies) sobre las aguas antes de perder contacto.

Se recuperaron los cuerpos del copiloto y una enfermera. Después de revisar más de 10.300 kilómetros cuadrados (4.000 millas cuadradas) y extraer unos 500 kilos (1.000 libras) de escombros, las autoridades dieron por terminada la búsqueda.

Las autoridades mexicanas informaron que a bordo viajaban el piloto José Hiram Galván de la O, el copiloto Josué Buendía Moreno, el doctor Fernando Senties Nieto y la enfermera Mariana Gonzáles Isunza.

El avión cayó a tierra poco después de despegar del Aeropuerto Internacional Fort Lauderdale-Hollywood. El viento no era intenso y había 13 kilómetros (nueve millas) de visibilidad, dijeron los investigadores.

Según el informe de la NTSB, el avión ascendió a 670 metros (2.200 pies) antes de que el piloto reportara un desperfecto y pidiera efectuar un giro de 180 grados para regresar al aeropuerto. Durante los minutos siguientes, el piloto pidió y acusó recibo de las instrucciones para efectuar el giro, pero el avión siguió volando hacia el norte y paralelamente a la costa, dice el informe.

El avión había descendido a unos 213 metros (700 pies) cuando empezó a virar hacia la orilla, dijeron los investigadores. Descendió a 30 metros (100 pies) sobre el océano y entonces desapareció del radar.

La aeronave había sido fabricada en 1979 y tuvo su inspección más reciente el 4 de noviembre, según la Administración Federal de Aviación y los registros de mantenimiento.