Intensas lluvias provocaron una inundación repentina que arrasó un pequeño poblado en el interior del estado de Bahia, en el noreste de Brasil, donde 11 personas murieron y seis están desaparecidas, informaron el lunes las autoridades.

Según la oficina de prensa de la Defensa Civil de Bahía, la tragedia fue causada por lluvias caídas a altas horas de la noche del sábado y madrugada de domingo cuando la precipitación generó una inundación repentina que arrasó con la pequeña localidad de Lajedinho, a unos 350 kilómetros de la capital Salvador.

Agregó que 70 casas fueron destruidas y 200 personas tuvieron que instalarse en alojamientos temporales en escuelas y gimnasios de la localidad.

El alcalde local, Antonio Mario Lima, decretó estado de emergencia y tres días de luto oficial a partir del lunes. Se calcula que en poco más de dos horas de lluvia cayeron 120 milímetros de agua, una cantidad que suele caer en la zona en dos meses.

Lajedinho había sido incluida en una lista de ciudades del noreste brasileño que requerían ayuda para hacerle frente a la peor sequía que afecta la región en el último siglo.

Imágenes aéreas de la televisión mostraron la destrucción en la pequeña localidad de 4.000 habitantes, con sus calles inundadas y cubiertas de los restos de las edificaciones damnificadas.

La sede de la alcaldía fue una de las que más quedó damnificada por la inundación, así como la sede de la oficina de Asistencia Social, según la Defensa Civil.

Los equipos de rescate retomaron la madrugada del lunes la búsqueda de otras víctimas o sobrevivientes entre los escombros de casas y otros edificios.