Una mezcla ecléctica de líderes mundiales, entre ellos el presidente estadounidense Barack Obama y el cubano Raúl Castro, se alistaban para rendir homenaje a Nelson Mandela ante una multitud de cerca de 100.000 dolientes durante un funeral masivo el martes en el estadio de fútbol de la Copa del Mundo donde el campeón de la lucha contra el apartheid hizo su última aparición pública.

También asistirán la presidenta brasileña Dilma Rousseff y el primer ministro británico David Cameron, entre otros.

"Qué don fantástico nos dio Dios en este Mandela, quien rápidamente se convirtió en un emblema, un emblema global de perdón, de generosidad de espíritu", dijo el arzobispo Desmond Tutu duranteun evento en el Centro a la Memoria de Nelson Mandela.

"Él realmente fue como un mago con una varilla mágica que nos transformó en este pueblo glorioso, multicolor, un arco iris", agregó.

Se esperaba que casi un centenar de jefes de estado y decenas de miles de sudafricanos de todas las razas y orígenes le rindan tributo al hombre que construyó un puente sobre la brecha que dividía a blancos y negros de esta nación, en el estadio FNB en Soweto. El foro está cargado de simbolismo, pues este municipio negro fue el centro de la lucha violenta contra el apartheid.

El estadio de fútbol, con capacidad para 95.000 personas, también fue el lugar donde Mandela hizo su última aparición pública: durante la clausura de la Copa del Mundo de 2010.

Mandela murió el martes a los 95 años de edad. Después del acto en el estadio el martes, su cuerpo yacerá en capilla ardiente del miércoles al viernes en Union Buildings, en Pretoria, que alguna vez fue la sede del poder blanco. Mandela será finalmente enterrado el domingo en el pueblo rural donde vivió su infancia: Qunu, en la provincia del Cabo Oriental.

Las autoridades sudafricanas se apresuraron el lunes para afinar las medidas complejas de seguridad, prevenir problemas logísticos y resolver los desafíos de protocolo para organizar lo que prometía ser una de las reuniones más grandes y más prominentes de dignatarios mundiales en varias generaciones.

Además de Obama y la primera dama Michelle Obama, Estados Unidos será representado en las ceremonias del martes por los ex presidentes George W. Bush, Bill Clinton y Jimmy Carter, junto con las ex primeras damas Laura Bush y Hillary Rodham Clinton, también ésta última una ex secretaria de Estado.

En el estadio, los trabajadores levantaban a toda velocidad un escenario protegido por un vidrio a prueba de balas y la policía prometió enviar "miles" de agentes para garantizar la seguridad en el lugar. Aun así, la seguridad parecía laxa el lunes. El dueño de una empresa de seguridad privada se apresuraba para contratar guardias para el acto del martes, utilizando su propio automóvil como oficina móvil.

Las rutas de acceso en varios kilómetros a la redonda del estadio estarán cerradas a los vehículos particulares y la gente deberá caminar o usar el transporte público para llegar. Se habilitarán estadios vecinos con pantallas gigantes para recibir a las multitudes.

"Sean 10 jefes de estado los que vengan, o 70 o 100, tenemos la capacidad y los planes para facilitar sus desplazamientos", aseguró el teniente general Solomon Makgale, vocero de la policía. Makgale dijo que "miles" de agentes dirigirán el tráfico, protegerán a los asistentes y ayudarán a los guardaespaldas de los dignatarios extranjeros.

"Estaremos presentes para asegurar que la gente pueda honrarlo en un ambiente de seguridad", dijo Makgale a The Associated Press.

El Parlamento sudafricano realizará una sesión especial en honor del premio Nobel de la paz. Frente al edificio del legislativo en Ciudad del Cabo, la gente colocaba flores frente a un gran retrato de Mandela, o mensajes escritos. Había coros que cantaban y en una pantalla se proyectaban discursos de Mandela ante el parlamento.

Dos pancartas flanqueaban la entrada: una del joven Mandela en vestimenta tradicional y otra del estadista en traje y corbata.

___

Jon Gambrell está en Twitter como: www.twitter.com/jongambrellAP

___

Juergen Baetz está en Twitter como: www.twitter.com/jbaetz

___

Los periodistas de The Associated Press Christopher Torchia en Ciudad del Cabo, Julie Pace en Washington DC y Ray Faure en Johannesburgo contribuyeron a este despacho.