La primera ministra de Tailandia anunció el lunes la disolución de la cámara baja del parlamento y convocó a elecciones en un intento por calmar la creciente crisis política del país.

Yingluck Shinawatra hizo el anuncio mientras miles de manifestantes antigubernamentales advirtieron que marcharán por las calles de Bangkok para un "enfrentamiento final" contra su gobierno.

"Habrá nuevas elecciones de acuerdo con el sistema democrático", dijo Yingluck, sin aclarar una fecha.

La premier no fijo inmediatamente una fecha y no estaba claro si la decisión aliviaría la crisis política en el país, que se profundizó el domingo luego que el principal partido opositor renunciase a la legislatura.

El líder de las protestas Suthep Thaugsuban llamó a sus partidarios a mantener la paz, pero muchos temen que la jornada concluya en violencia cuando manifestantes converjan desde nueve localidades frente a las oficinas de Yingluck en la Casa de Gobierno. Más de 60 escuelas en Bangkok fueron cerradas como precaución.

Tailandia ha estado inmersa en torbellinos políticos desde que el ejército derrocó al hermano de Yingluck, Thaksin, en el 2006. El conflicto enfrenta a la elite tailandesa y la población urbana educada con la base rural del partido de Thaksin, que se benefició de políticas populistas diseñadas para conseguir el respaldo de los pobres en el campo.

"Nos vamos a levantar. Caminaremos por cada calle del país. No vamos a regresar a nuestras casas", dijo Suthep, cuyos partidarios han ocupado el Ministerio de Finanzas y parte de un vasto complejo de edificios del gobierno por más de una semana. "Quienes se van a ir a sus casas con las manos vacías son aquellos en el régimen de Thaksin".

Suthep ha llamado a derrocar a Yingluck, a quien acusa de corrupción extendida, incompetencia y de comprar los votos de millones de personas a través de programas asistenciales del gobierno.

Desde el comienzo de las nuevas protestas hace un mes, al menos cinco personas han muerto y 289 han sido heridas. La violencia acabó súbitamente la semana pasada cuando ambas partes hicieron pausa para celebrar el cumpleaños del rey, que cumplió 86 años el jueves.