El cosplay se populariza en México

El cosplay, la popular actividad desatada por los japoneses que consiste en disfrazarse de algún personaje de videojuegos, series animadas y películas, ha dejado de ser característica de los barrios de Tokio y se ha extendido a regiones que incluyen México.

Miles de fanáticos de este pasatiempo invadieron los pasillos de La Mole Comic-Con Internacional, la convención de cómics más antigua de México, que se llevó a cabo el fin de semana en la capital.

Durante tres días, la convención recibió a unos 17.000 seguidores de las historietas, dibujos animados y videojuegos. Muchos de ellos apostaron por convertirse en personajes clásicos como El Hombre Araña o Birdman, y otros más contemporáneos como Sogeking (de la serie animada "One Piece") y la elfa Sylvannas Windrunner, del videojuego "Warcraft III: Reign of Chaos".

El término cosplay surgió de las contracciones de la palabra "costume", disfraz, en inglés, y "play", juego.

Para muchos de los fanáticos, convertirse por unas horas en un personaje distinto es un asunto serio. Edgar Álvarez, graduado en ciencias políticas, y la médico Jacqueline Corona, dicen que disfrazarse les permite mostrar una faceta distinta de su persona.

"Es bastante entretenido, por una vez salimos de nuestro personaje y hacemos cosas que no hacemos a diario, prácticamente nos salimos de la rutina", dijo Corona, quien acudió disfrazada de una versión gótica de Caperucita Roja. "Cada vez que salimos a la calle nos ven como medio raro, como si dijeran, '¿que no están muy grandecitos?'. Pero no es sólo para niños, la realizan personas adultas, con buenas profesiones, carreras muy serias. Es un pasatiempo que ayuda a desestresarnos de una manera muy sana".

Pero el cosplay puede convertirse en un pasatiempo muy costoso: un disfraz altamente elaborado alcanza hasta los 5.000 pesos (unos 400 dólares), pues algunos requieren elementos casi reales como espadas metálicas o ropa diseñada a la medida, que puede conseguirse en tiendas especializadas en el pasatiempo.

Sortear los costos es, también, cuestión de creatividad.

Marisela Jiménez, una estudiante de 17 años, viajó a la convención desde el costero estado mexicano de Veracruz convertida en Stocking, uno de los personajes principales de la serie animada para adultos "Panty & Stocking with Garterbelt".

"Yo lo prefiero hacer, le da el toque personal y lo haces más como a ti te gusta", expresó Jiménez de su disfraz, que elaboró en sólo tres días a un costo de unos 200 pesos (unos 15 dólares).

El caso fue distinto para algunos como Andrea García, Ángel Flores y Ricardo Villanueva. Para convertirse en los personajes principales de la exitosa saga de videojuegos "The Legend of Zelda" -- la princesa Zelda, el villano Ganondorf y el héroe Link, quien llevaba una espada real -- invirtieron un mes y cerca de 4.000 pesos (unos 315 dólares) cada uno.

___

En Internet:

http://www.lamole.com.mx/

___

Isaac Garrido está en Twitter como https://twitter.com/igarridoAP