Fuerzas leales al presidente Bashar Assad capturaron el domingo la carretera que conecta Damasco con el norte de Siria, despejando el camino para el posible transporte de armas químicas a un puerto del Mediterráneo de donde serían llevadas a su destrucción en el exterior, dijeron activistas y dos televisoras pro gubernamentales.

Las tropas del gobierno lanzaron una ofensiva el mes pasado en la escarpada región de Qalamun, al norte de damasco, en un intento para recuperar el control de la principal carretera norte-sur y cortar las líneas de suministros rebeldes que cruzan el terreno montañoso.

Debido los combates en la zona, el tráfico quedó interrumpido tres semanas en la vía, pero las fuerzas del gobierno la reabrieron tras tomar control de la disputada ciudad de Nabek, ubicada junto a la ruta, dijo el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdurrahman.

"Está abierta, pero no es segura", dijo Abdurrahman, y añadió que la ruta hacia el norte sigue siendo "peligrosa" porque continúa bajo fuego rebelde.

Dos televisoras libanesas pro Assad -- Al-Mayadeen y Al-Manar, esta última de la agrupación islamista Jezbolá -- informaron que el ejército había recuperado la carretera Damasco-Homs. Ambas estaciones tienen varios reporteros en Siria.

La Organización para la Prohibición de Armas Químicas, que encabeza la misión de la ONU para destruir el arsenal químico de Siria, dijo la semana pasada que consideraría utilizar la carretera para transportar armas químicas al puerto de Latakia, de donde serían llevadas afuera del país para su destrucción.

La diplomática holandesa Sigrid Kaag, que dirige la misión conjunta ONU-OPAQ en Siria, dijo que la carretera estaba cerrada recientemente cuando ella visitó Latakia en helicóptero.

"Para llevar el material al puerto, es necesario que los caminos sean reabiertos y seguros", dijo Kaag la semana pasada.

El equipo ONU-OPAQ que se encuentra en Siria pretende sacar del país los materiales más tóxicos a finales del año para destruirlos en alta mar, y eliminar todo el programa para mediados de 2014.

Los combates del domingo se centraron en Nabek, cerca de la frontera con Líbano. Tropas sirias respaldadas por Jezbolá capturaron la mayor parte de la ciudad en medio de fuertes enfrentamientos, dijo el Observatorio, con sede en Gran Bretaña pero con una red de activistas en Siria.

Al-Mayadeen ay Al-Manar transmitieron videos desde dentro de la ciudad en los que se veían los cadáveres de combatientes en las calles.

El Observatorio dijo que los cadáveres de tres niños, una mujer y un joven muertos a tiros en Nabek fueron llevados el domingo por la tarde a la vecina Yabrud. Según el Observatorio, estas personas fueron víctimas de las fuerzas del gobierno.