Una potente tormenta invernal que arrojó nieve, aguanieve y lluvias heladas en vastas regiones del centro de Estados Unidos se aproximaba hacia la costa este el domingo, donde parece que hará lo mismo, tornando campos de fútbol americano en prados nevados, causando acumulaciones de nieve de hasta 30 centímetros en Delaware y amenazando con caos en el transporte matutino en el corredor del noreste.

La tormenta forzó cancelaciones de miles de vuelos en todo el país y atoró el tráfico en carreteras, llevando a numerosos accidentes, incluyendo un choque fatal en la Autopista de Pennsylvania cerca de Morgantown que a su vez llevó a una serie de choques menores entre unos 50 autos que vararon a automovilistas por hasta siete horas.

Lo que se había pronosticado en el área de Filadelfia como una tormenta moderada con apenas 2,5 centímetros (1 pulgada) de nieve cambió gradualmente a lluvia y entonces a una intensa nevada que paralizó e tráfico a media tarde en la Interestatal 95 desde Delaware hasta la frontera con Nueva Jersey.

Paul Jones, un entrenador de hockey de 24 años, se dirigía a un partido en Lancaster cuando se quedó estancado en la autopista, junto con su novia y otras personas, en un gran retraso en el camino.

El camino "estaba cubierto de nieve, resbaladizo", dijo Jones en una entrevista desde su automóvil que había estado detenido por más de una hora.

El Servicio Nacional de Meteorología dijo que el sistema de baja presión atmosférica desde Carolina del Norte hacia el norte en Nueva Inglaterra era interceptada por perturbaciones desde el suroeste y la humedad del aire en la costa central del Atlántico.

Se informó que se había acumulado 30 centímetros (1 pie) de nieve en Newark, Delaware, mientras que el aeropuerto internacional de Filadelfia acumuló 22 centímetros (8.6 pulgadas) el domingo más de lo que había tenido todo el año pasado.

El pronóstico para el lunes por la mañana seguía en el aire para el noreste, dependiendo de la rapidez con que avance el sistema y suban las temperaturas, según el Servicio Nacional de Meteorología.

En Virginia, Laura Southard, portavoz de los servicios de emergencias, dijo que la tormenta tiene el potencial de ser "histórica". Virginia, partes de Virginia Occidental y el área metropolitana de Washington se prepararon para apagones bajo lluvia helada, nevisca y aguanieve.

Los meteorólogos dijeron que la tormenta arrojó lluvia helada y hielo en partes de Tennessee al pasar por el estado el sábado por la noche y el domingo por la mañana. Ha causado además un desplome de temperaturas en el norte.

Bob Nations Jr., director del centro de comando de operaciones de emergencia para el área de Memphis, dijo el domingo por la mañana que el hielo que cubre carreteras, puentes y pasos elevados causó numerosos choques automovilísticos. En un comunicado, exhortó a los automovilistas a tener precauciones extremas, especialmente en puentes y pasos elevados.

Mientras tanto, la policía en Memphis pidió a los automovilistas a quedarse en casa si pueden evitar conducir el domingo por la mañana.

En Texas, secciones heladas y peligrosas de la Interestatal 35 al norte de Dallas estuvieron cerradas durante horas luego de choques y de que camiones de carga tuvieron problemas para subir cuestas, dijeron las autoridades.

Capas de hielo de hasta 10 centímetros (cuatro pulgadas) se reportaron en una carretera interestatal en Texas durante la tormenta. Unos 75.000 usuarios en el área de Dallas estuvieron sin electricidad el sábado, comparado con 270.000 el viernes. Las compañías de electricidad reportaron más de 7.500 apagones en Oklahoma y el oeste de Arkansas.

El clima forzó la cancelación de numerosos eventos, incluidos los maratones de Dallas y Memphis el domingo.