ASUNCION, Paraguay (AP) - Las fuerzas armadas y presuntos integrantes del grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo chocaron el domingo, informó el gobierno, en un enfrentamiento que dejó un militar muerto y otro herido de gravedad.

Los choques ocurrieron luego de un asalto de las fuerzas conjuntas a un campamento del EPP ubicado en la zona Arroyito, en el departamento de Concepción, unos 400 kilómetros al norte de la capital Asunción, confirmó el ministro del Interior Francisco de Vargas al sitio Ultimahora.com.

El militar fallecido fue el primer uniformado en ser víctima fatal de la guerrilla, informó de Vargas. Las acciones forman parte de un intenso operativo en el norte de Paraguay, añadió de Vargas, quien no descartó más ataques.

De Vargas explicó que el militar fallecido era el sargento primero César Antonio Fernández, mientras que el teniente primero Mario Francisco Ávalos resultó herido. Según el último parte médico, Ávalos se encuentra estable tras ser sometido a una operación de urgencia. "Ahora sólo queda esperar a que se estabilice la absorción de alimentos y medicamentos", afirmó el doctor Hugo Cabrera.

"No causamos bajas al enemigo", admitió el general Restituto González, comandante de las fuerzas militares-policiales en el norte, en declaraciones a la radioemisora Primero de Marzo, de Asunción. "Íbamos a dar un factor sorpresa, pero nos descubrieron", agregó.

"Yo ordené el asalto y la ejecución del operativo. Yo conduje al personal a esto. Asumo la responsabilidad", agregó.

González tiene actualmente el grado de general de brigada y la semana pasada el Senado aprobó su ascenso a general de división.

El enfrentamiento ocurrió en la madrugada mientras la atención se centraba en la festividad de la Virgen de Caacupé.

El EPP comenzó sus actividades ilícitas en 1998 como una banda dedicada al asalto de bancos. Desde 2001, tras convertirse en el brazo armado del partido Patria Libre --cuya orientación es de extrema izquierda y carece de representación parlamentaria_, se dedica a los secuestros con fines extorsivos y ataques a puestos militares y policiales.

El ministerio del Interior acaba de reforzar con 25.000 dólares más la recompensa de 600.000 dólares vigentes desde el anterior gobierno de Fernando Lugo (2008-2012) para quienes brinden información exacta que conduzca al apresamiento de los líderes del EPP.

En total, el ministerio del Interior quiere detener a 16 cabecillas, principalmente.

Se desconoce actualmente cuántos "soldados" posee el EPP pero en 2010 el entonces ministro del Interior Rafael Filizzola dijo a The Associated Press que los "combatientes no superan 50 personas".

De 2008 a la fecha, la agrupación rebelde ha provocado la muerte de 13 policías y 20 civiles en diferentes ataques a cuarteles policiales y militares, así como a personal de haciendas en los departamentos norteños de San Pedro y Concepción.