La carrera en la Antártida en la que iba a participar el príncipe Enrique fue suspendida debido a las difíciles condiciones climatológicas pero tenían previsto continuar el camino hacia el Polo Sur, informaron los organizadores el sábado.

Harry, de 29 años, es miembro de uno de tres equipos, entre quienes hay soldados heridos, que la semana pasada iniciaron una caminata de 320 kilómetros (200 millas) llamada Caminando con los heridos en un reto en el Polo Sur.

El director de la expedición Ed Parker dijo que los equipos experimentaban una mayor "tensión de alto grado" de la que se había previsto y que ya no competirán entre sí, sino viajarán y acamparán juntos.

En un mensaje grabado en el sitio de la organización, Parker dijo que los equipos tuvieron "un par de días difíciles. El clima sigue siendo bueno pero el terreno es muy difícil, mucho más de lo que se había previsto".

Señaló que los equipos ahora serían conducidos por parte de la ruta y terminarían la final de 112 kilómetros (70 millas) hasta el polo a pie, posiblemente dentro de una semana.

Enrique y los actores Dominic West y Alexander Skarsgard participan en la caminata con los equipos de Gran Bretaña, la Mancomunidad y de Estados Unidos.

Guy Disney del equipo británico dijo que habían ocurrido "muy pequeñas lesiones y nada demasiado grave" y que los equipos están determinados a llegar hasta el Polo Sur.

Enrique, que fue piloto de un helicóptero Apache mientras servía en Afganistán, pasó varios días durante el 2011 caminando con los reclutas heridos en una expedición similar hacia el Polo Norte.