El veterano de guerra estadounidense que fue detenido por el gobierno de Corea del Norte durante varias semanas llegó el sábado a San Francisco, cansado pero sonriente.

Acompañado por su hijo adulto y sosteniendo la mano de su esposa, Merrill Newman agradeció a la embajada sueca en Pyongyang, Corea del Norte, y a la embajada de Estados Unidos en Beijing por contribuir a su liberación.

Dijo a los medios que estaba "encantado de llegar a casa" pero se negó a hacer comentarios después de una breve declaración.

"Ha sido una gran recepción", dijo. "Estoy cansado pero listo para estar con mi familia".

Newman fue detenido a finales de octubre al término de un viaje de 10 días por Corea del Norte, una visita que realizó 60 años después de que supervisó a un grupo de guerrilleros norcoreanos durante la guerra en ese país que duró de 1050 a 1953.

Corea del Norte anunció el sábado la deportación de Newman que estuvo detenido por presuntos actos hostiles contra el país.

La agencia oficial de noticias norcoreana dijo que Corea del Norte llegó a la decisión porque Newman se disculpó por sus presuntos crímenes durante la Guerra de Corea y debido a su edad y su estado médico.

Un grupo de ex guerrilleros surcoreanos dijo que Newman los aconsejó mientras combatían detrás de las filas enemigas durante la guerra. Algunos miembros expresaron sorpresa de que Newman se arriesgara a visitar Corea del Norte dado su papel con el grupo.

El vicepresidente Joe Biden, quien estuvo de gira en Asia, se congratuló por la liberación del estadounidense y dijo que habló con él por teléfono.

La portavoz del Departamento de Estado Marie Harf pidió a Pyongyang el perdón "como un gesto humanitario" para Kenneth Bae, otro estadounidense que está retenido en el país asiático desde hace más de un año.