Un acuerdo para impulsar el comercio a nivel mundial fue aprobado por las 159 naciones que pertenecen a la Organización Mundial de Comercio (OMC) por primera vez en casi dos décadas.

Las conversaciones se vieron brevemente amenazadas en el último momento cuando Cuba se opuso a que se retire una referencia al embargo comercial que Estados Unidos le impuso hace varias décadas, que la nación caribeña desea que se suspenda.

El director general de la OMC, Roberto Azevedo, se emocionó hasta las lágrimas el sábado durante la ceremonia de clausura de la cumbre al agradecer a Indonesia, que fue la sede del evento, y a su esposa, elogiando el acuerdo logrado por primera vez en la historia de la OMC que se ha logrado después de negociaciones a gran escala.

Los ministros de comercio llegaron a la reunión de cuatro días de la OMC que se realizó en la isla balneario de Bali con poca esperanza de que se pueda lograr un acuerdo que impulse el comercio mundial.

India se negaba a aceptar una cláusula que amenazaba sus subsidios a los granos y que forma parte de una política para alimentar a los sectores más pobres.

Sin embargo, el viernes se logró un acuerdo preliminar que fue analizado por los ministros. El borrador de pacto puso en segundo plano el asunto de los subsidios y permitió que se avanzara hacia un consenso. La propuesta también simplifica los procedimientos en las aduanas.

El ministro de Comercio de India, Anand Sharma, dijo que respalda el borrador del acuerdo.

"Esta es una decisión histórica y resonará en todos los continentes", dijo.

El acuerdo podría estimular el comercio en un billón de dólares y revitalizaría la ronda de negociaciones Doha de la OMC, a la que en ocasiones se llama la ronda del desarrollo debido a los amplios cambios que propone en regulaciones, aranceles y subsidios, que beneficiarían a países de bajos ingresos.

La idea es que si todos siguen las mismas reglas de juego, todas las naciones tendrán beneficios, sin importar si son ricas o pobres. No obstante, algunos críticos dicen que las reglas de la OMC pueden entorpecer la definición de prioridades por parte de los países en términos de protección ambiental, derechos laborales, seguridad alimentaria y otros aspectos.

También sostienen que las reducciones súbitas en aranceles a las importaciones pueden destruir industrias nacionales y causar pérdida de empleos en países ricos y pobres.

Las reuniones en Bali se consideraban cruciales después de más de una década de inercia y la posibilidad de que la falta de un acuerdo provocara que la OMC perdiera relevancia como un foro multilateral de negociaciones para los países que la integran.

"Por primera vez en 20 años, la OMC ha demostrado que es un foro efectivo para negociar aperturas comerciales multilaterales", dijo Matthias Helble, un especialista en comercio en el Banco para el Desarrollo de Asia y antiguo asesor de la OMC en un correo electrónico. "El trato refuta a los críticos que aseguraban que la gran cantidad de integrantes y sus intereses divergentes harían imposible alcanzar resultados".

___

La periodista de The Associated Press Kay Johnson en Mumbai, India, contribuyó a este despacho.