La ciudad de Manaos, en el corazón de la Amazonia brasileña, fue la gran ganadora del sorteo del Mundial de 2014.

Después de que el entrenador de Inglaterra Roy Hondgson la calificara como un lugar a ser evitado, la calurosa y húmeda ciudad alejada de los grandes centros futbolísticos de Brasil se convirtió el viernes en el lugar que debe ser visitado.

Esa suerte, que Manaos nunca se hubiera imaginado, le llegó cuando justamente Inglaterra cayó en el tercer cupo del grupo D del Mundial, con lo cual deberá disputar su primer partido mundialista contra Italia en el estadio Arena Amazonas, con cupo para 44.000 personas en medio del bosque húmedo.

El duelo Inglaterra-Italia será uno de los partidos más atractivos de los cuatro que se disputarán el 14 de junio, primer sábado del Mundial de Brasil.

La ciudad amazónica recibirá otros tres partidos mundialistas: Croacia-Camerún el 17 de junio, Estados Unidos-Portugal el 22 de ese mes y Honduras-Suiza el día 25.

"Hoy ganamos el Mundial", declaró a Associated Press Miguel Capobiango, coordinador del Mundial para el gobierno del estado de Amazonas.