Una escuela privada está siendo investigada por racismo, ante denuncias de que se negó a aceptar a un niño de ocho años debido a su peinado afro natural.

La madre de Lucas Neiva presentó una denuncia contra la escuela privada Cidade Jardim Cumbica School en Guarulhos, un suburbio de Sao Paulo, porque le dijeron que el peinado de su hijo no era "acorde con las pautas de la escuela", informó el inspector de policía Flavio Simao.

La madre se negó a cortarle el pelo a hijo como pidió la escuela. Cuando quiso inscribirlo para el período escolar 2014, le dijeron que no había vacante.

La oficina administrativa de la escuela dijo que no había nadie para hacer declaraciones.

En Brasil, un país de diversidad étnica, el racismo es un delito que se castiga con hasta cinco años de prisión.