Al menos cinco personas murieron cuando un atacante suicida hizo estallar su carga explosiva cerca de un edificio ocupado por paramilitares en un pueblo de mayoría kurda en el noreste de Siria, informaron la agencia estatal de noticias y activistas.

El estallido en Qamishli ocurrió después de que se registraron enfrentamientos entre curdos armados y milicias musulmanas vinculadas al grupo Estado Islámico para Irak y el Levante, ligado a al-Qaida, que ha provocado cientos de muertos en meses recientes.

Los kurdos son la mayor minoría étnica en Siria y representan al 10% de los 23 millones de habitantes del país. Se concentran en la empobrecida provincia de Hassakeh, que se encuentra entre las fronteras con Turquía e Irak. Damasco, la capital, y Alepo, la mayor ciudad siria, también tienen barrios donde predomina la población kurda.

La mayoría de las fuerzas del presidente Bashar Assad se retiraron de la región el año pasado cuando el ejército se debilitó debido a que debía enfrentar a los rebeldes en todo el país, por lo que en los hechos cedieron el control de la zona, aunque mantuvieron algunos puestos de seguridad. Su retirada provocó una competencia despiadada entre rebeldes, principalmente entre facciones islámicas y curdos.

Los curdos han logrado expulsar de buena parte del noreste de Siria a los combatientes islámicos que combaten al gobierno sirio. En meses recientes los curdos nombraron a su propia administración civil en las áreas que controlan.

La agencia de noticias siria SANA dijo que la explosión causó la muerte de seis personas y dejó heridas a 30 y ocurrió en una calle concurrida en Qamishli.

El Observatorio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, que tiene una red de activistas alrededor del país, dijo que el ataque se dirigió contra un edificio ocupado por pistoleros progubernamentales conocidos como Fuerzas Nacionales de Defensa.

El Observatorio dijo que no está claro si las víctimas eran integrantes de las Fuerzas Nacionales de Defensa.

En la provincia norteña de Alepo, dijo el Observatorio, helicópteros del gobierno atacaron el pueblo de Bazzagha y causaron la muerte de seis personas, entre las que había dos mujeres y tres niños. Agregó que se teme que seis personas más haya muerto a causa de la incursión.

___

El periodista de The Associated Press Bassem Mroue en Beirut contribuyó a este despacho.