El primer ministro ruso dio a entender que las integrantes de la banda de punk Pussy Riot, el magnate Mijail Jodorkovsky y otros reclusos considerados presos políticos no serán liberados bajo las nuevas leyes de amnistía.

Se espera que la ley de amnistía que esperan miles de presos sea enviada al parlamento en los próximos días, pero los legisladores y el presidente Vladimir Putin siguen afinando los detalles y dejando en claro quién se beneficiará del mayor indulto en 20 años.

Defensores de derechos humanos consideran que Pussy Riot, Jodorkovsky y otras decenas de personas acusadas de participar en disturbios en una protesta opositora en Moscú en la plaza Bolotnaya son presos políticos.

Jodorkovsky, quien alguna vez fue el hombre más rico del mundo, ha estado en prisión durante 10 años acusado de evasión de impuestos y malversación de fondos. Dos de las tres integrantes de Pussy Riot condenadas por vandalismo por una protesta en la catedral más importante de Rusia cumplen una pena de dos años.

Medvedev dijo el viernes en una entrevista de televisión que el gobierno debe consultar a la opinión pública quién debe beneficiarse de la amnistía.

"Nuestro pueblo no quiere que se indulte a quienes han cometido delitos violentos, a quienes han cometido crímenes contra la sociedad como el vandalismo", dijo Medvedev. "La gente no quiere que se amnistíe a quienes cometieron crímenes contra el Estado, a quienes malversaron recursos".

Defensores de derechos humanos han llamado al Kremlin a liberar a los presos políticos, pero Medvedev rechaza que éstos existan en Rusia. Dijo que a quienes se llama de esa forma son "afortunados de estar bajo los reflectores" pero insistió en que "no están presos por sus posiciones políticas".

"Están presos porque violaron el orden público", declaró.

Un fiscal dijo a la agencia de noticias Interfax que Jodorkovsky puede ser llevado a un tercer juicio. El fiscal general Alexander Zvyagintsev, dijo que hay varios casos bajo investigación que "bien podrían ser llevados a la corte".

Entre los que no se espera que sean amnistiados están 12 personas que son enjuiciadas por golpear a policías durante una protesta contra el gobierno el año pasado. Han estado en la cárcel durante un año y están condenados a ocho, aún cuando las pruebas en su contra son escasas. Uno está acusado de lanzar un limón a un policía.

Al menos una decena más enfrenta cargos similares en una investigación aparte.