Existe más evidencia de que la tasa de nacimientos en Estados Unidos podría estar nivelándose después de años en descenso.

El número de bebés nacidos el año pasado bajo sólo ligeramente, y cifras gubernamentales preliminares publicadas el viernes indicaron que la tendencia continuó en los primeros seis meses de este año.

Los nacimientos en Estados Unidos aumentaron después de fines de la década de 1990 y alcanzaron un nivel histórico de más de 4,3 millones en 2007; pero entonces comenzaron a bajar cada año, y en 2011 la cifra fue tan baja como lo fue en la década antes mencionada.

El descenso fue ampliamente atribuido a la economía del país. Expertos creyeron que muchas mujeres o parejas desempleadas o con otros problemas de dinero sintieron que no podían permitirse iniciar una familia o ampliarla.

El año pasado, la cifra de nacimientos -- un poco menor a cuatro millones_, fue apenas unos cientos menor a la de 2011, lo que algunos vieron como una señal de que el descenso podría estar tocando fondo.

Las cifras más recientes de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus iniciales en inglés) muestran que el número de nacimientos de julio de 2012 a junio de este año fue esencialmente el mismo que en los 12 meses previos, indicio de que la tendencia se mantiene.

"Quizá es debido a que la economía --toco madera-- tocó fondo" y mejoró, dijo Retachen Livingston, del Pew Research Center en Washington, D.C. Livingston investiga tendencia de natalidad.

A inicios de esta semana, otro reporte de los CDC mostró un descenso no solo en la cifra de mujeres que dan a luz, sino en el número de mujeres que se embarazan. En 2009, la tasa de embarazo descendió a su nivel más bajo en 12 años. De los casi 6,4 millones de embarazos calculados, aproximadamente 4,1 millones terminaron en nacimientos, más de 1,1 millones terminaron en aborto y cerca de un millón en abortos espontáneos. Los abortos representaron 18% de los embarazos, abajo del 24% de 2009, señaló la autora del reporte, Sally Curtin, especialistas en estadísticas de los CDC.

Las tasas más altas de embarazo cambiaron de mujeres a inicios de sus años 20 a mujeres acercándose a los 30. Se trata de un cambio paralelo respecto al promedio de edad en que se casa la mujer.