Cuando se trata del deporte, Nelson Mandela tenía la habilidad de inspirar incluso a figuras inspiradoras y dejar completamente anonadados a astros mundiales.

El ex presidente sudafricano, ganador del Premio Nobel de la Paz e icono de la lucha contra el apartheid falleció el jueves a los 95 años, lo que provocó una catarata de emocionales tributos tanto de entidades deportivas como de los atletas más famosos del mundo.

"Es triste para todos los que tuvimos la oportunidad no sólo de conocerlo, sino de vernos influenciados por él", dijo el golfista Tiger Woods. "Tuve la oportunidad de conocerlo con mi padre en el año 98. Nos invitó a su casa, y fue uno de los momentos de inspiración que he tenido en mi vida".

La leyenda del boxeo Mohamed Alí, él mismo un modelo a imitar, dijo que Mandela "inspiró a otros a alcanzar lo que parecía imposible y los movió a romper las barreras que los mantenían como rehenes mental, física, social y económicamente".

"Lo que voy a recordar más sobre el señor Mandela es que era un hombre cuyo corazón, alma y espíritu no podían ser contenidos o limitados por las injusticias raciales y económicas, los barrotes de metal o el peso del odio y la venganza", dijo Alí en su declaración publicada a través de su fundación.

Los deportistas adoraban a Mandela quizá más que a cualquier otro líder político debido a que el sudafricano, a su vez, amaba el deporte y apreciaba su enorme poder para hacer el bien. En ningún lugar eso quedó más claro que en su propio país, donde aprovechó un famoso torneo de rugby en 1995, un año después de la llegada de la democracia plena a Sudáfrica, para derribar por completo las últimas barreras del apartheid.

"Un hombre extraordinario que entendía que el deporte podía construir puentes, derribar los muros, y revelar nuestra humanidad común", dijo el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, quien calificó a Mandela como "un verdadero hombre de Estado".

La FIFA está de luto por la muerte de Mandela, aseguró su presidente Joseph Blatter.

El suizo dijo en un comunicado que él y Mandela compartieron "una creencia inquebrantable en el extraordinario poder del fútbol para unir a la gente en paz y amistad".

El presidente de la FIFA dijo que las banderas de las 209 asociaciones miembro en la sede de la FIFA serán izadas a media asta y habrá un minuto de silencio antes de la próxima ronda de partidos internacionales.

"Nelson Mandela fue uno de los líderes más poderosos e inspiradores del mundo y un gran amigo de la NBA", dijo el comisionado de la liga David Stern, " ... y aunque lloramos su muerte, sabemos que su legado y búsqueda de la igualdad perdurarán" .

LeBron James dijo: "En sus 95 años, fue capaz de hacer cosas increíbles, no sólo para Sudáfrica, sino para el mundo entero".

Mandela siempre estuvo de una u otra forma próximo al deporte, y estaba presente cuando Sudáfrica regresó a la familia olímpica, así como cuando ganó el Mundial de rugby, la Copa Africana de fútbol y el derecho a organizar la Copa del Mundo de la FIFA en el 2010, la primera en el continente africano.

Una de las últimas grandes apariciones públicas de Mandela fue precisamente durante la ceremonia de clausura de la Copa del Mundo del 2010 en Sudáfrica.