Dos profesores universitarios contratados por el Departamento de Justicia federal para analizar las infracciones a las leyes de tránsito registradas por la Oficina Policial del condado de Alamance dicen que las estadísticas muestran en forma concluyente que los agentes encasillan racialmente a los conductores hispanos.

Ambos análisis fueron presentados la semana pasada ante una corte federal de distrito como parte de una denuncia federal de presunta violación de los derechos civiles en contra de Terry Johnson, jefe policial del condado.

El psicólogo John Lamberth revisó información sobre personas obligadas a orillarse en los caminos y arrestos recabada durante años y concluyó que los agentes de Johnson hacían que los latinos se detuvieran en el tránsito a una tasa más de seis veces mayor que a los blancos no hispanos, la mayor disparidad racial que él ha observado en Estados Unidos.

Chuck Kitchen, el abogado de Johnson, indica que hay un tercer estudio encargado por la defensa, el cual concluyó que no hubo encasillamiento racial. El republicano Johnson ha afirmado que la demanda federal en su contra tiene móviles políticos.