Fuerzas de oposición mataron a un periodista iraquí que colaboraba con diferentes medios en el norte del país, que es controlado por los rebeles, lo que representa la más reciente de decenas de muertes de reporteros en el país en los pasados tres años, dijo una organización supervisora de medios el jueves.

El Observatorio de los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que Yasser Faisal al-Jumaili fue asesinado el miércoles en un puesto de control rebelde en la provincia noroccidental de Idlib.

Soazig Dollet, del grupo Reporteros Sin Fronteras, con sede en París, confirmó que al-Jumaili fue asesinado en Idlib, y agregó que su cuerpo fue enviado a Turquía para de ahí ser trasladado a su país. Dijo que no sabía cómo ocurrió la muerte de al-Jumaili.

El Comité para la Protección de Periodistas señaló que Siria fue el país más peligroso para los periodistas en 2012. De acuerdo con el grupo, 28 reporteros murieron en ese país el año pasado.

Entre quienes han perdido la vida desde que comenzó la crisis en marzo de 2011 están el galardonado reportero de la televisión francesa Gilles Jacquier, el fotógrafo Remi Ochlik y la corresponsal del Sunday Times Marie Colvin. También murió ahí Anthony Shadid, corresponsal de The New York Times, quien aparentemente falleció debido a un ataque de asma.

A fines de octubre, un periodista que trabajaba para la cadena Al-Arabiya TV fue asesinado en la provincia norteña de Alepo. Se cree que extremistas islámicos a quienes había criticado fueron los responsables de su muerte.

Al-Jumaili llegó a Siria procedente de Faluya, que fue el sitio donde surgió la insurgencia suní y una de las primeras zonas donde los insurgentes se enfrentaron a las fuerzas estadounidenses después de la invasión que comenzó en 2003.

Un primo del periodista, Khalid al-Jumaili, dijo a The Associated Press que al-Jumaili viajó a Siria "para mostrar al mundo la miseria de los civiles sirios y no era parte de la lucha entre rebeldes y el gobierno sirio".

Dijo que su primo tenía 38 años y era padre de una niña y dos varones.

"Los asesinos deberían saber que no sólo mataron a un ser humano sino que destruyeron a una familia entera", dijo Khalid al-Jumaili por teléfono desde Faluya.

El director del Observatorio, Rami Abdurrahman, y Dollet dijeron a la AP que al-Jumaili había trabajado para la televisora Al-Yazira y la agencia Reuters.

Abdurrahman dijo que los hombres armados que mataron a al-Jumaili eran combatientes extranjeros que se cree pertenecen a grupo vinculado a al-Qaida Estado Islámico de Irak y el Levante.

___

El periodista de The Associated Press Sameer N. Yacoub en Bagdad contribuyó a este despacho.