Al menos 10 hombres muertos y dos heridos dejó un enfrentamiento armado entre policías y miembros de una banda armada en la localidad de Ayapal, ubicada en la provincia de Jinotega, en el norte de Nicaragua, informaron el miércoles fuentes oficiales.

La policía informó en una nota de prensa que seis de los muertos eran miembros de la banda armada que intentaba asaltar una distribuidora de productos alimenticios, mientras que los cuatro restantes eran agentes de seguridad que, junto con soldados del Ejército, frustraron el atraco.

"Producto del intercambio de disparos resultaron muertos seis miembros de la agrupación delincuencial, cuyas identidades son desconocidas y en este momento se encuentra en proceso de investigación", dice la nota que añade que también fue atrapado con vida uno de los miembros de la banda, quien junto a otro oficial fue herido en el enfrentamiento.

Sin embargo, Roberto Petray, director de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, dijo al diario La Prensa que no se trató de un asalto, sino de un choque armado con un grupo que se alzó en armas en el norte del país contra el gobierno sandinista que preside Daniel Ortega.

Petray, quien se trasladó hasta el lugar de los hechos, dijo que luego de averiguar con vecinos, el grupo liderado por un sujeto apodado como "Alexis" llegó a la localidad con la idea de asentarse, pero la policía fue avisada a tiempo de las intenciones de la toma y fueron repelidos.

"Tengo entendido que lo que buscaba este grupo armado era tomar las instalaciones de la policía de Ayapal y que ahí comenzó el choque", dijo Petray.

Desde hace meses en la zona norte de Nicaragua se hablan de enfrentamiento entre supuestos grupos armados con supuestos fines políticos, pero las autoridades han dicho que se trata de "delincuentes comunes".

Juan Abelardo Mata, obispo de la provincia de Estelí, en el norte, ha sido una de las voces que da fe de la existencia de los grupos armados contra el gobierno de Ortega.

"A los contras de los años de 1980 también se les llamaba delincuentes, Somoza (el ex presidente Anastasio Somoza Debayle) les decía a los guerrilleros sandinistas delincuentes, yo creo que se ha querido minimizar esa situación y se comete un error, hay gente armada y hay que atender sus demandas", dijo a finales de octubre Mata al canal 12 de televisión.

Tanto autoridades del Ejército de Nicaragua como de la Policía, han confirmado en los últimos meses varios enfrentamientos con muertos de por medio en zonas que en la década de los años de 1980 durante el primer gobierno sandinista, fueron conocidas como el "Corredor de la Contrarevolución".

Sin embargo, ambas autoridades del orden han insistido en que se trata se bandas de delincuentes que se dedican a robar ganado, a secuestrar a productores y a asaltar a negocios; y particulares.