Tras denunciar un fraude en las elecciones generales del 24 de noviembre en Honduras y exigir un recuento de la totalidad de las 16.135 actas de votación, el partido Libre liderado por el derrocado ex presidente Manuel Zelaya no concurrió el miércoles a revisa esos documentos como lo había previsto.

"Libre no atendió nuestro llamado por causas que aún no ha justificado... no se presentaron a nuestras instalaciones para cotejar las actas", dijo en rueda de prensa el presidente del Tribunal Supremo Electoral, David Matamoros.

Indicó que el tribunal propuso hace dos días a Libre que iniciar cuanto antes el proceso público de revisar cada una de las actas electorales "para aclarar cualquier presunta inconsistencia en el sufragio".

El funcionario criticó que hace una semana Libre se retiró del proceso de conteo a 48 horas de realizadas las elecciones.

Matamoros afirmó que al mediodía del miércoles recibió una nota de Libre y que en la misma los zelayistas "no establecen si acompañarán el proceso de revisión acordado".

Destacó que "hemos mantenido una apertura con Libre, pero el tribunal pronto hará la declaratoria final de los comicios".

Libre solicitó al tribunal volver a contar los votos que figuran en las actas, especialmente en el nivel de las elecciones presidenciales.

Zelaya, depuesto por los militares en junio de 2009, denunció en la víspera la existencia de "múltiples falsificaciones y alteraciones detectadas en las actas electorales", sin especificar esas irregularidades.

Tanto Zelaya como su esposa Xiomara Castro, quien participó en los comicios como candidata presidencial por Libre, no quisieron referirse al tema pese a los reiteradas llamadas telefónicas de The Associated Press.

Ambos encabezaron dos marchas callejeras la semana pasada en Tegucigalpa en contra de los resultados de la consulta popular, la que fue vigilada por más de 700 observadores civiles de la Unión Europea, la Organización de los Estados Americanos y el Centro Carter de Estados Unidos.

Esos organismos admitieron públicamente por separado que los comicios fueron pacíficos y transparentes, pese a que el padrón electoral "no es preciso ni fiable". Unos 5,3 millones de los 8,5 millones de hondureños estaban aptos para ejercer el sufragio y lo hicieron

El tribunal electoral declaró presidente electo a Juan Orlando Hernández, candidato del oficialista Partido Nacional, con 99% de los votos escrutados. Según los datos oficiales, Hernández logró 36,8% de los votos y Castro 28,79%, con una diferencia de 8,01% entre ambos.