Cuatro personas murieron en un ataque el miércoles a un cuartel de seguridad en una ciudad del norte de Irak, dijeron las autoridades.

Funcionarios policiales dijeron que un coche-bomba estalló frente al portón del Departamento de Inteligencia de la Policía en la ciudad de Kirkuk. Posteriormente, un suicida irrumpió en el edificio y detonó su cinto con explosivos entre policías.

Inmediatamente después de la explosión se entabló un tiroteo entre los atacantes y las fuerzas de seguridad, dijo la policía. Agregaron que hubo además 46 heridos.

Funcionarios del hospital, que hablaron con la condición de no ser identificados por no estar autorizados a hablar con la prensa, confirmaron la cifra de bajas.

En la víspera un ataque similar a la oficina del alcalde en la ciudad de Tarmiya dejó 10 muertos.