Las elecciones generales panameñas, previstas para el 4 de mayo, fueron convocadas formalmente el miércoles en medio de la preocupación de los opositores de que el gobierno no será un actor equilibrado en el torneo.

En los comicios se escogerán al sucesor del presidente Ricardo Martinelli y a su respectivo vicepresidente para el quinquenio 2014-2019, así como a nuevos diputados, alcaldes, representantes de corregimiento y concejales.

Serán los quintos comicios en tiempos de democracia tras la expulsión del dictador Manuel Antonio Noriega, quien purga en una cárcel del país varias condenas por homicidio desde su retorno de una prisión en Francia hace dos años.

Martinelli, un populista de derecha que ha impulsado multimillonarias obras de infraestructura vial y de transporte que ayudaron a Panamá a conseguir uno de los crecimientos económicos más vigorosos en la región, está vedado constitucionalmente a buscar la reelección.

Pero José Domingo Arias, el candidato presidencial por su partido Cambio Democrático, encabeza de momento las encuestas de preferencias sobre los opositores Juan Carlos Navarro y Juan Carlos Varela, de tendencias social demócrata y conservadora.

En el acto de la convocatoria a las elecciones, Martinelli exhortó a desarrollar una campaña en un clima de tolerancia y destacó que se sentirá feliz cuando tenga que traspasar el mandato a mediados del próximo año.

Sin embargo, los opositores acusan al mandatario de fomentar el divisionismo entre los opositores y utilizar los actos de inauguración de grandes obras para impulsar la figura del candidato oficialista, un ex miembro del actual gabinete.

"Utiliza los bienes y recursos del Estado para favorecer al oficialismo", aseguró el ex magistrado del Tribunal Electoral y crítico al gobierno Gerardo Solís.

Desde que Noriega fue expulsado por la invasión militar de Estados Unidos a fines de 1989, los panameños organizaron cuatro elecciones democráticas, en las que los partidos tradicionales se alternaron en el poder.

El arranque oficial de la campaña, de acuerdo con el calendario electoral, será el 4 de enero. En tanto, los partidos tienen hasta el 28 de diciembre para concretar posibles alianzas.