Una tienda de la cadena IKEA en España indicó el miércoles que ha recibido 20.000 solicitudes para 400 puestos de trabajo disponibles, un alud que provocó la caída de sus servidores de cómputo e ilustra la desesperación que enfrentan los seis millones de desocupados en el país.

Las solicitudes recibidas vía internet desde el lunes son para empleos en una sucursal a ser inaugurada el año próximo en las afueras de la ciudad oriental de Valencia, dijo Rodrigo Sánchez, portavoz de la compañía.

La mayor cantidad de solicitudes que la empresa especializada en muebles y decoración había recibido anteriormente en España fueron 50.000 en Jerez, en el sur del país, pero eso fue a lo largo de un mes.

Las cifras oficiales muestran que el país podría estar saliendo de una recesión que se ha extendido más de dos años, pero el gobierno reconoce que le llevará mucho tiempo hacer descender la tasa de desempleo, que en la actualidad se ubica en 26%.