A Argentina le tocó el Grupo de la Muerte en los mundiales de 2002 y 2006, en ninguno de los cuales logró la coronación. La Albiceleste confía en su suerte esta vez, en busca de sortear una primera ronda más holgada durante el que muchos esperan que sea el Mundial de su astro Lionel Messi.

Argentina arrastra cinco mundiales consecutivos sin poder sortear los cuartos de final, y esta vez apunta que quebrar ese maleficio con Messi, Sergio Agüero, Angel Di María y compañía.

El equipo que dirige Alejandro Sabella superó con holgura las eliminatorias sudamericanas donde terminó al tope. Pero ahora debe superar otra prueba de fuego: el sorteo que se realizará el viernes en Costa do Sauipe.

Dentro de esa expectativa, los argentinos respiraron aliviados ante la novedad de que Pelé, si bien estará en el sorteo, no participará en forma activa ni extraerá bolillas de los bombos.

Genio del mal para Argentina, Pelé se vistió de mago para enviar dos veces a sus declarados enemigos a un "Grupo de la Muerte".

Por obra de la mano de Pelé, Argentina fue a parar a Grupos de la Muerte en los mundiales de Corea/Japón 2002 y Alemania 2006, en los que no pudo superar la tercera etapa, algo que le ocurre a los Albicelestes desde Estados Unidos 1994.

Para el Mundial en tierras asiáticas, Pelé sacó la bolilla pertinente que depositó a Inglaterra al grupo de Argentina y en el que ya estaban Suecia y Nigeria. Ese cuarteto quedó envuelto en el Grupo de la Muerte por la presencia de dos campeones Mundiales, Argentina en 1978 y 1986 e Inglaterra en 1966.

Argentina, que había llegado como una de las grandes favoritas bajo la conducción de Marcelo Bielsa, no sobrevivió ni siquiera a la primera ronda.

Y otra vez Pelé disfrutó del placer durante el sorteo en Alemania de enviarle a los argentinos la ingrata compañía de Holanda, históricamente una de las mejores selecciones del mundo. Los Albicelestes quedaron sumidos en un nuevo Grupo de la Muerte, esta vez con Holanda, Serbia y Montenegro, invicta en su grupo de las eliminatorias relegando a España, y Costa de Marfil, subcampeona de la Copa Africana de Naciones de 2006 y donde por entonces se lucía Didier Drogba.

¿Qué puede pasar ahora? El juego de las conjeturas es múltiple.

El peor escenario para Argentina, uno de los ocho cabezas de serie, podría incluirla con potencias del fútbol como Portugal, Francia, Italia e incluso México o Estados Unidos. El panorama podría resultarle favorable en un posible grupo junto con otros tres rivales que podrían salir de entre Grecia, Argelia, Irán, Bosnia, Honduras y Costa Rica.

Mario Kempes, máximo goleador del Mundial de 1978 que ganó Argentina en su país, será una de las leyendas del fútbol que estarán en el sorteo, en el que los Albicelestes volverán a contar con la presencia de un técnico después de dos ausencias consecutivas.

Pekerman se ausentó del sorteo en Alemania por enfermedad y Maradona no fue al de Sudáfrica por la suspensión de dos meses que le impuso la FIFA impuso por proferir palabras obscenas contra sus críticos después de la clasificación de Argentina.

Ahora, Argentina aguarda un guiño optimista del azar.