El presidente Barack Obama dedicó un discurso el miércoles a los problemas de ingresos que los estadounidenses insisten en considerar su mayor preocupación, señalando que se desmorona el sueño de la movilidad económica ascendente y que la brecha creciente entre ricos y pobres es un "reto que define nuestra época".

"El contrato fundamental en el corazón de nuestra economía se ha desgastado", dijo el presidente en un centro comunitario cerca de la Casa Blanca, ubicado en uno de los barrios más empobrecidos de la capital.

Obama prometió enfocar los últimos tres años de su presidencia en remediar esa brecha y el déficit creciente de oportunidades que según él constituye una amenaza mayor que el déficit fiscal.

El presidente intenta dejar atrás los males relacionados con la nueva ley de gastos médicos que han ocupado todos sus esfuerzos en los últimos meses. Reconoció el "mal trabajo" de su gobierno en la presentación del sitio de internet que debía ser un portal de uso sencillo para la compra de un seguro médico, a la vez que culpó a los republicanos de su cierre "temerario" del gobierno.

"Nadie se ha desempeñado demasiado bien en los últimos meses. Por eso no es casual que la desesperación del pueblo estadounidense con Washington haya alcanzado una cima histórica", dijo Obama. Pero agregó también hay desesperación con la falta de dinero para satisfacer las necesidades básicas, por más que uno se esfuerce.

El mandatario dio su discurso en medio de una creciente atención internacional a la disparidad de ingresos, desde los pronunciamientos del papa Francisco hasta las protestas laborales en los restaurantes de comida rápida en Estados Unidos. El presidente mencionó la pregunta planteada por el pontífice, de por qué no es noticia cuando un anciano sin techo muere de frío y sí lo es cuando el mercado bursátil pierde dos puntos.

Obama dijo que la creciente disparidad de ingresos es más acentuada en Estados Unidos que en otros países. Los estadounidenses deberían sentirse ofendidos porque un niño nacido en la pobreza encuentre tantas dificultades para superarla, dijo.

"Debería impulsarnos a actuar. Somos capaces de algo mejor", aseguró el presidente.

Obama no propuso iniciativas nuevas en el discurso, auspiciado por el Centro para el Progreso Estadounidense, un instituto de investigaciones estrechamente vinculado con la Casa Blanca. Pero reiteró su exhortación a un aumento del sueldo mínimo y otras medidas que promueve a favor de los estadounidenses de menores ingresos.

___

Jim Kuhnhenn está en Twitter como http://twitter.com/jkuhnhenn