El vicepresidente norteamericano Joe Biden ha comenzado su visita a China con una exhortación a los estudiantes de ese país a que reten al gobierno, a sus profesores y líderes religiosos.

Al poco tiempo de llegar a Beijing, Biden visitó sorpresivamente la sección consular de la embajada norteamericana, donde ciudadanos chinos esperaban para recibir sus visas para visitar Estados Unidos.

Biden dijo que su país es capaz de grandes modificaciones porque los estadounidenses rechazan la ortodoxia y que la única forma de conseguir algo nuevo es romper el molde de lo viejo.

Biden dijo que a los niños norteamericanos se le recompensa, no se les castiga, por impugnar el estado de cosas. Sus comentarios parecen aludir al carácter autoritario del gobierno chino.

Biden dijo que espera que los ciudadanos chinos que visitan Estados Unidos aprendan que la innovación sólo es posible donde se puede respirar con libertad.