El pintor Fred F. Scherer, que creó vívidos dioramas de animales y aves en escenarios naturales para el Museo Estadounidense de Historia Natural en Nueva York, ha fallecido. Tenía 98 años.

Su hija Deidre Scherer, también una artista, dijo el martes que el pintor falleció el 25 de noviembre en Townshend, en el sur de Vermont. Destacó que millones de personas han pasado por los dioramas de Historia Natural y no saben quiénes son los autores.

El artista Stephen Quinn, que trabajó en el museo después que Scherer se jubiló, dijo que le tenía admiración.

"Fred siempre fue considerado en alta estima y uno de los grandes gurús de la pintura de escenografías y murales", manifestó Quinn, que es el autor de "Windows on Nature: The Great Dioramas of the American Museum of Natural History" (Ventanas en la naturaleza: Los grandes dioramas del Museo Estadounidense de Historia Natural).

Scherer nació en Nueva York y aprendió de su maestro, el artista James Perry Wilson, cómo pintar dioramas, escenas tridimensionales que comunicaban el sentido del lugar y la hora del día, y crear la ilusión de estar en un lugar específico.

Desde 1934 hasta 1972, creó o colaboró en varios dioramas en el museo. Creo por lo menos 15 de ellos en el Salón de las Aves Chapman, el Salón Africano y el Salón de Mamíferos de América del Norte, dijo su hija.

Después de jubilarse del museo, él y su esposa, la artista Cicely Aikman, fueron a vivir a Friendship, Maine, durante 32 años, mientras seguía pintando dioramas. Asimismo trabajó por 20 años como asesor del Museo Estatal de Maine, en Augusta. También se dedicó a la jardinería y tareas agrícolas.

Scherer continuó pintando y dibujando hasta sus últimos días, dijo la familia. Vivía en un asilo y falleció de causas naturales, dijo la familia.