La Aeronáutica Civil de México informó el martes que el gobierno violó normas oficiales al expedir una licencia al piloto de la aeronave en la que murió la cantante Jenni Rivera y que la avioneta fue fabricada hace más de 40 años, lo que le generaba problemas al volar cuando alcanzaba una alta velocidad.

En un informe sobre el accidente aéreo, la Dirección General de Aeronaútica Civil dijo que "la autoridad no se ajustó a los procedimientos en la expedición de la licencia" del piloto Miguel Pérez, quien tenía 78 años de edad. El piloto y su copiloto de 21 años murieron junto a Rivera y otros cuatro pasajeros.

Información de que el piloto y copiloto no estaban bien entrenados ni aptos para realizar vuelos ya había surgido en declaraciones a partir de una demanda contra Rivera, pero el martes fue la primera vez que el gobierno de México reconoció que la autoridad violó la ley al expedir la licencia de Pérez.

La licencia violó lo previsto en un reglamento que prohíbe que los pilotos de más de 65 años de edad puedan volar aeronaves que pesen más de 5.700 kilogramos. Además, el copiloto de 21 años no estaba autorizado a volar en este equipo fuera de los Estados Unidos, dice el informe.

Rivera, intérprete de música regional mexicana, actriz y empresaria, murió a los 43 años hace casi un año, el 9 de diciembre de 2012, cuando el Learjet 25 en el que viajaba cayó al sur de la ciudad de Monterrey, en el noreste de México, tras ofrecer un concierto en la ciudad.

El reporte oficial resaltó además que la aeronave en la que murió la también llamada Diva de la Banda, junto con las otras seis personas, tenía más de 43 años de antigüedad y que temblaba cuando alcanzaba "la velocidad de crucero" y volaba "desalineada".

El informe de la dirección concluyó que debido al grado de destrucción de la aeronave "no fue posible determinar de manera indubitable la causa determinante del accidente".

El desplome del avión fue tan fuerte y en caída vertical que los restos se esparcieron en un área de 300 metros al sur de Monterrey, de donde despegó el 9 de diciembre. El informe indicó que la aeronave perdió el control durante el ascenso por una posible falla en un ala pequeña de la cola que provocó que la nave se moviera y se desplomara.

Familiares de los cuatro pasajeros que murieron con Rivera demandaron a la empresa de la cantante y otras compañías propietarias y ex propietarias de la aeronave siniestrada por presunta negligencia.

Parte de la demanda reclama que el piloto y el copiloto de la aeronave carecían del entrenamiento necesario o apropiado y no estaban plenamente capacitados o aptos para realizar sus labores de manera segura. También acusan a la compañía de Rivera por creer que la artista fue quien contrató la aeronave. Otras empresas fueron demandadas porque presuntamente sabían o debieron saber que el estado de la avioneta no era segura para volar y que era muy peligrosa.

La querella de carácter civil presentada en Los Angeles busca una indemnización por daños y perjuicios.

Junto con Rivera murieron su publicista Arturo Rivera, quien no era su familiar, su maquillista Jacob Yebale, su abogado Mario Macías y su estilista Jorge Armando "Gigi" Sánchez Vásquez.

___

Adriana Gómez Licón está en Twitter como https://twitter.com/agomezlicon

___

El corresponsal de AP en Los Angeles E.J. Támara contribuyó con este reporte.