Después de ocho semanas de ganancias, quizá el repliegue del mercado bursátil de Estados Unidos que los inversionistas pronosticaban desde hacía tiempo por fin ha llegado.

Las acciones cayeron el martes en la Bolsa de Valores de Nueva York, arrastradas por los fabricantes de automóviles de Detroit y empresas enfocadas en el consumidor como GameStop y Amazon.com. El mercado podría encaminarse a su primera caída semanal desde principios de octubre, lo que pondría en riesgo una recuperación extraordinaria que ha enviado los índices a máximos históricos.

El índice Dow Jones bajó 94,15 puntos (0,6 para ubicarse en 15.914,62 mientras que el Standard & Poor's 500 cedió 5,75 unidades (0,3%) para quedar en 1.795,15.

El tecnológico Nasdaq cayó 8,06 puntos (0,2 para cerrar en 4.037,20.

Las caídas no son una sorpresa para los grandes inversionistas, muchos de los cuales han estado prediciendo un repliegue. El Standard & Poor's 500 ha subido 26% en lo que va del 2013, en camino a su mejor año desde el mercado alcista de las puntocom de finales de la década de 1990.

Las acciones no pueden avanzar todo el tiempo. Que los títulos hagan una pausa, retrocedan o incluso entren en una "corrección", un término de Wall Street para cuando un índice cae un 10% o más, puede considerarse normal después de ocho semanas consecutivas de ganancias.

"Los mercados pueden haberse estancado aquí, pero eso debe tomarse en el contexto de lo que ha sido un gran año", dijo Alec Young, estratega de renta variable global de S&P Capital IQ.

Las compañías que dependen mucho del gasto del consumidor fueron las que más perdieron. Las acciones de la tienda de videojuegos GameStop bajaron 1,02 dólares (2 a 45,95 dólares, una de las peores caídas en el S&P 500. Amazon.com cayó 7,64 dólares (2%) a 384,66.

Los títulos de las automotrices también cayeron.

La acción de General Motors perdió 97 centavos (3 a 38,14 dólares y Ford cayó 50 centavos (3%) a 16,56 dólares, a pesar de lo que los analistas de la industria automotriz consideraron informes de ventas en su mayoría positivos para noviembre.

Los inversionistas están a la espera de varios informes económicos esta semana que podría influir en la decisión de la Fed de recortar su programa de compra de 85.000 millones de dólares en bonos al mes, que está diseñado para mantener bajas las tasas de interés y apuntalar la economía.

"La preocupación en el corto plazo es que, dado que los datos económicos están retomando impulso, la Fed podría retirarse incluso en enero", dijo Young.

Una preocupación clave para los inversionistas estos días es qué tan dispuestos están los consumidores estadounidenses a gastar durante la temporada de compras navideñas, que apenas está arrancando.

La Federación Nacional de Ventas Minoristas dijo el lunes que un número récord de consumidores salió de compras el fin de semana alargado de Acción de Gracias. Sin embargo, el gasto medio por cada comprador descendió en comparación con el mismo período del año pasado, la primera caída desde que el grupo comercial comenzó a rastrear las cifras en 2006.

Tres acciones retrocedieron por cada una que avanzó en la Bolsa de Valores de Nueva York.

El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años bajó a 2,78%.