El conocido capo narcotraficante Rafael Caro Quintero pidió no ceder a presiones de Estados Unidos en una carta que el gobierno mexicano reconoció haber recibido meses después de que jueces lo dejaran en libertad y aún sin conocer su paradero.

El procurador General de la República Jesús Murillo Karam informó el martes que recibió la carta publicada por el semanario de investigación Proceso. La revista dijo que recibió la carta de los representantes legales de Caro, pero no los nombró.

"No es justo, señores, que la justicia mexicana se someta a los designios que pretende imponer Estados unidos sobre un mexicano que lo único que desea es la paz y la tranquilidad de su persona y la de su familia", lee la carta que también tiene como destinatarios al presidente Enrique Peña Nieto y al secretario de Gobernación Miguel Angel Osorio Chong.

La liberación de Caro Quintero de prisión en agosto enfureció al gobierno de Estados Unidos que todavía busca justicia por el homicidio de un agente antidrogas en 1985 atribuido al capo.

La Suprema Corte de Justicia de México revocó en noviembre el fallo en el que un tribunal decidió liberar a Caro, quien llevaba 28 años en prisión, por considerar que debía ser juzgado por una corte estatal y no federal ya que el homicidio de Enrique "Kiki" Camarena es considerado un delito del orden común.

Mientras tanto, los dos gobiernos buscan a Caro Quintero. Estados Unidos ha ofrecido una recompensa de cinco millones de dólares por información que lleve a su captura para poder juzgarlo en el país.