Dreamers en el estado de Nueva Jersey exigen reunirse con el gobernador del estado Chris Christie después de que anunciara que no apoya un proyecto de ley que ayudaría a estudiantes inmigrantes, una posición distinta a la que adoptó el político antes de elecciones estatales en las que logró un gran apoyo hispano.

Los dreamers y varios activistas hispanos del estado dicen estar "indignados" con lo que consideran un "cambio drástico de opinión" del gobernador republicano, que obtuvo la reelección en noviembre con el 50% de votos hispanos.

Varios líderes hispanos y diarios locales han asegurado que cuando Christie necesitaba el apoyo hispano habló a favor de la ley, y ahora que piensa en la presidencia se preocupa más por el voto de los conservadores. Christie se defendió el lunes diciendo que no ha cambiado de opinión entre antes y después de las elecciones y que está a favor de la igualdad educacional, pero que no permitirá una ley que conceda "beneficios adicionales" a estudiantes no autorizados para vivir en Estados Unidos.

Giancarlo Tello, un peruano de 23 años que fue traído ilegalmente por su familia a Estados Unidos a los seis años, criticó con dureza al gobernador.

"Este es el mismo proyecto de ley por el que expresó apoyo antes de las elecciones. Así que el hecho de que ahora quiera vetarlo, cuando se trata de lo mismo, es un giro de 180 grados. Nos sentimos ultrajados de forma inmediata cuando lo oímos, sobre todo la comunidad hispana", dijo Tello, de la organización Dream Act Coalition del estado.

Tello asegura que abandonó la carrera de ciencias políticas en la Universidad de Rutgers porque ya no podía costeársela. Ana Bonilla, una mexicana de 23 años que fue traída por su madre a Estados Unidos cuando tenía nueve, aseguró que los inmigrantes no autorizados también pagan impuestos y no reciben nada a cambio. Describió los argumentos de Christie como "excusas".

"Nosotros somos los jóvenes afectados. Queremos tener una discusión democrática, una conversación abierta con él (Christie), porque vivimos en un país donde estas cosas son posibles", dijo Bonilla. "Si él promueve la igualdad, esto es igualdad verdadera".

El Dream Act permitiría a estudiantes que viven ilegalmente en el país y que se gradúan de la escuela superior pagar las mismas tasas universitarias que estudiantes nacidos en el estado, además de recibir ayuda financiera para estudiar. Las tarifas universitarias son más baratas para estudiantes nacidos en el estado que para estudiantes nacidos en otros estados o el extranjero.

El proyecto de ley también permitiría que estudiantes que viven ilegalmente en otros estados pero que acuden a escuelas privadas en Nueva Jersey puedan solicitar las tasas estatales universitarias. Christie está en contra de este último punto, además de estar en contra de ofrecer a ayuda financiera a estudiantes no autorizados a vivir en el país.

Se conoce como "dreamers" a jóvenes que fueron traídos ilegalmente por sus padres a Estados Unidos cuando eran niños. El Senado estatal aprobó el proyecto de ley en noviembre y se calcula que la cámara baja estatal hará lo mismo, pero se necesita la firma de Christie para que la medida pueda aplicarse.

Portavoces de la oficina de Christie no respondieron a una solicitud de comentario por parte de The Associated Press.

_____________

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens