El papa Francisco nombró como vicarios apostólicos de las ciudades colombianas de Inírida y Guapi al sacerdote Joselito Carreño y a su colega Carlos Alberto Correa Martínez, respectivamente, informó el martes el Vaticano.

Carreño sustituye a monseñor Antonio Bayter Abud, a quien el pontífice le aceptó la renuncia por haber llegado al límite de edad de 75 años, de acuerdo al código de derecho canónico.

El nuevo vicario apostólico nació el 16 de abril de 1966 en Cepitá, diócesis de Málaga-Soatá.

Tras sus estudios de filosofía, animado por el deseo de ser misionero, el 1 de febrero de 1990 entró en el Seminario Mayor del Instituto para las Misiones Extranjeras de Yarumal, donde inició los estudios teológicos.

Después del noviciado en 1992, prosiguió los estudios en Nairobi, Kenia, donde obtuvo el título en teología en 1996.

Fue ordenado sacerdote el 9 de noviembre de 1996 y después ha sido misionero en Kenia y en Etiopía, rector del Seminario del Instituto para las Misiones Extranjeras de Yarumal en Nairobi y desde 2012 es vicario general del instituto misionero.

Por su parte, Correa Martínez nació el 17 de julio de 1968 en Medellín. Fue ordenado sacerdote el 27 de noviembre de 1993.

Tras su ordenación ha sido párroco, vicario parroquial, misionero en la diócesis de Riohacha, director de la asociación sacerdotal San Paolo, y profesor y director espiritual en el Seminario Misionero del Espíritu Santo.