Fiscales federales de Texas anunciaron el lunes que formularon cargos contra el ex gobernador del estado mexicano de Tamaulipas, Tomás Yarrington Ruvalcaba, por presuntamente aceptar sobornos de un cártel de las drogas y participar en el narcotráfico.

El expediente de imputación penal contra Yarrington que fue abierto el lunes en el sur de Texas lo acusa de lavado de dinero y crimen organizado, entre otros delitos financieros. Yarrington, de 56 años, fue gobernador de Tamaulipas, limítrofe con Estados Unidos, de 1999 a 2004 y fungió como legislador federal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El abogado de Yarrington, Joel Androphy, dijo que él y su cliente están sorprendidos de que el gobierno de Estados Unidos "caiga tan bajo y le impute al ex gobernador falsas acusaciones de quienquiera que haya testificado para sustentar los cargos".

Los fiscales afirman que Yarrington recibió millones de dólares en sobornos desde 1998 de parte del cártel del Golfo y que a cambio permitió a los contrabandistas traer grandes cantidades de cocaína en Estados Unidos. Los pagos comenzaron cuando era candidato a gobernador de Tamaulipas y continuaron hasta el final de su mandato en diciembre de 2004, de acuerdo con el expediente.

El acta de formulación de cargos también alega que de 2007 a 2009, Yarrington se involucró en actividades de narcotráfico.

Los fiscales también afirman que el ex gobernador cobró sobornos de operaciones comerciales y que se involucró en la adquisición de activos de alto valor en Estados Unidos, como cuentas bancarias y residencias. El acta acusatoria dice que hacia el final de su mandato como gobernador, Yarrington se apropió de fondos públicos robados que se usaron posteriormente para comprar un avión privado.

Otro hombre que fue encausado junto con Yarrington, Fernando Cano Martínez, está acusado de pagar sobornos a Yarrington a cambio de contratos de obra pública. Una forma de pagar los sobornos era adquiriendo bienes raíces para Yarrington usando testaferros.

Ni Cano ni Yarrington están bajo custodia, pero son buscados por las autoridades. No se indica que Cano tenga abogado.

Al preguntarle si Yarrington vendría a Estados Unidos a enfrentar los cargos, Androphy dijo que la única razón por la que Yarrington salió del país fue por la condición de su visa.

"No se está escondiendo y nunca se ha escondido", afirmó Androphy.