El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu obsequió el lunes al papa Francisco un libro sobre la Inquisición española, escrito por su difunto padre, especialista en la conversión forzada y expulsión de los judíos de la península en el siglo XV.

Netanyahu le presentó al pontífice una traducción española del libro "Orígenes de la Inquisición", publicado en 1995, durante una audiencia privada de 25 minutos. También le obsequió una gran menorá de plata.

El padre del primer ministro, el historiador israelí Ben-Zion Netanyahu, murió el año pasado. Activista que se opuso a la partición de Palestina entre musulmanes y judíos, era conocido en los círculos académicos por sus investigaciones sobre la persecución que hizo la Inquisición de los judíos españoles en la Edad Media.

"A su santidad el papa Franciscus, un gran pastor de nuestra herencia común", escribió el mandatario israelí como dedicatoria.

Netanyahu bromeó que, mientras que su padre hablaba español a la perfección como resultado de sus investigaciones, "mi español es inexistente". El gobernante israelí y el papa argentino hablaron por intermedio de un traductor.

Francisco le agradeció y a su vez le presentó una placa de bronce de San Pablo.

El diálogo entre las delegaciones israelí y vaticana se centró en la reanudación de las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos y la próxima peregrinación de Francisco a Tierra Santa. Aunque no hay fecha concreta, el viaje está previsto para mayo, con una escala en Jordania.

Horas después, Netanyahu se reunió con el premier italiano Enrico Letta y le advirtió que Irán representaría una amenaza a Europa y al mundo entero si adquiere armas nucleares.

Letta anunció que Italia había dispuesto fondos para la construcción de un museo del Holocausto en Ferrara e invitó a Netanyahu a la inauguración.