La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para derechos humanos dijo el lunes que existe creciente evidencia de que funcionarios del gobierno sirio, incluyendo el presidente Bashar Assad, son responsables por crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra.

Navi Pillay dijo que un panel de la ONU que investiga abusos en la guerra civil siria ha generado "enorme cantidad de evidencia" de crímenes que "indica responsabilidad el nivel más alto del gobierno, incluyendo el jefe de estado".

Pero Pillay, que respondió el lunes a preguntas sobre problemas de derechos humanos en todo el mundo, dijo que las listas de presuntos criminales están guardadas bajo llave en su oficina y seguirán selladas allí hasta que sean solicitadas por autoridades internacionales.

En Siria, dijo Pillay, " la magnitud y crueldad de los abusos que son perpetrados por elementos de ambas partes es casi increíble".