Activistas que acampan cerca del sitio donde la empresa Monsanto construye una planta en Argentina dijeron el domingo que temen un posible enfrenamiento con los obreros en el lugar.

El lunes "seguramente será un día complicado", pues "es probable que quieran volver a ingresar los camiones" que quedaron dentro del predio el jueves y que fueron liberados el sábado por orden de la justicia, afirmó el dirigente de los manifestantes, Gastón Mazzalay.

La empresa de semillas transgénicas construye la planta en el poblado de Malvinas Argentinas, a 12 kilómetros de la capital de la provincia de Córdoba, donde el jueves último hubo incidentes. Los detractores exigen que se convoque a una consulta popular para que los habitantes de Malvinas Argentinas decidan si quieren la instalación de la planta.

La planta que pretende construir Monsanto es similar a otra establecida en Buenos Aires, pero no podrá funcionar hasta contar con un estudio de impacto ambiental, requisito que la multinacional espera recibir próximamente.

Los manifestantes recibieron el domingo el apoyo del músico vasco-francés Manu Chao, quien había actuado el sábado en Córdoba. El músico tomó mate con los protestantes, se tomó fotos y tocó la guitarra.