Un canadiense fue arrestado por presuntamente tratar de venderle información secreta al gobierno chino acerca de la estrategia de Canadá sobre la construcción de buques de guerra.

La Real Policía Montada Canadiense dijo que Qing Quentin Huang, de 53 años, residente de Burlington, Ontario, fue arrestado el sábado y compareció el domingo en un tribunal.

La superintendente policial Jennifer Strachan dijo que el sospechoso fue acusado de ponerse en contacto con una entidad extranjera, en violación de la ley de seguridad de información.

La policía dijo que el sospechoso trabaja para Lloyd Register, una empresa subcontratista que diseña buques para la compañía Irving Shipbuilding. Las autoridades dijeron que la información secreta está relacionada con la estrategia de Canadá sobre la construcción de patrulleras, fragatas, naves auxiliares, barcos de investigación científica y rompehielos.

La policía dijo que el sospechoso actuaba solo al tratar de pasar información al gobierno chino.

"En estos tipos de casos, compartir información podría darle a una entidad extranjera una ventaja táctica, militar o competitiva al conocer las especificaciones de las naves responsables de defender las aguas canadienses y la soberanía canadiense", dijo Strachan.

La funcionaria dijo que los secretos canadienses eran una investigación valiosa e información sobre desarrollo. Agregó que podría brindar a otros una competencia injusta y ventaja económica.

La policía se enteró inicialmente sobre la situación el jueves y logró actuar rápidamente para proteger la información involucrada, agregó Strachan. "Confiamos en que nuestra intervención rápida y firme han limitado el daño a nuestra seguridad colectiva", aseguró.

Stephen Lecce, portavoz del primer ministro de Canadá Stephen Harper, elogió a la policía por su buen trabajo. El superintendente de la Policía Montada, Larry Tremblay, dijo que el departamento de asuntos extranjeros de Canadá se puso en contacto con sus homólogos chinos sobre el caso.

El sospechoso volverá a comparecer el miércoles ante un tribunal que decidirá si tiene derecho a fianza. Podría ser castigado con una pena máxima de cadena perpetua si fuese condenado.

Un funcionario de la marina canadiense especializado en información secreta fue condenado a 20 años de cárcel en febrero tras declararse culpable de venderle secretos militares a Rusia.

El subteniente Jeffrey Paul Delisle trabajaba en el centro de inteligencia naval y tenía acceso a información compartida por Canadá, Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia y Nueva Zelanda. Delisle admitió que acudió a la embajada rusa en Ottawa en 2007 y que ofreció sus servicios a cambio de dinero.