El campeón defensor Fluminense llegará a la última jornada del campeonato brasileño en la zona de descenso luego de que Vasco da Gama y Coritiba ganaron sus partidos el domingo.

Fluminense, que corre el riesgo de convertirse en el primer campeón brasileño en descender de categoría, empató el sábado 2-2 con el Atlético Mineiro en el Maracaná y depende de otros resultados el próximo fin de semana para mantenerse en la primera división en el 2014.

Vasco da Gama derrotó 2-0 al ya descendido Náutico en el Maracaná, mientras que Coritiba venció 2-1 a Botafogo en Curitiba. Vasco, que se ha coronado cuatro veces campeón del campeonato brasileño, también llegará a la última fecha en la zona de descenso.

Sin importar lo que ocurra el próximo domingo, o Vasco o Fluminense, dos de los clubes más tradicionales del país, jugarán el próximo año en la segunda división.

Los partidos del fin de semana volvieron a ser escenario de las protestas de los jugadores por las condiciones del fútbol brasileño. Los futbolistas se sentaron en el césped, se cruzaron de brazos e intercambiaron pases al comienzo de los partidos para mostrar su descontento con la federación nacional. Los jugadores habían amenazado con una huelga este fin de semana debido a una disputa salarial que involucra al Náutico, pero el viernes se alcanzó un acuerdo.

Seis equipos corren el riesgo de descender en la jornada final el próximo fin de semana: Fluminense, Vasco da Gama, Coritiba, Criciuma, Internacional y Portuguesa.

Náutico y Ponte Preta, que está en la final de la Copa Sudamericana, ya no tienen posibilidades de mantener la categoría.

Vasco es el primer equipo en la zona de descenso con 44 puntos, uno más que Fluminense. Coritiba tiene 45 unidades, mientras Criciuma tiene 46 e Internacional y Portuguesa 47 cada uno. Los últimos cuatro caen a la segunda división.