Los Patriots volvieron a necesitar de una gran segunda mitad para lograr la victoria.

Tom Brady lanzó para 371 yardas y dos anotaciones, y Stephen Gostkowski convirtió dos distantes goles de campo en el último cuarto, para que los Patriots de Nueva Inglaterra remontaran el domingo y derrotaran 34-31 a Houston.

El bajonazo de los Texans sumó 10 partidos, la peor racha de la franquicia. Gary Kubiak estuvo en la línea lateral por primera vez desde que sufrió un mini derrame cerebral el 3 de noviembre pero eso no impidió la derrota de su equipo.

Los Patriots (9-3) perdían por 10 en el medio tiempo y la ventaja cambió de bando en cinco ocasiones en una descontrolada segunda mitad. Nueva Inglaterra lo igualó con un gol de campo de 53 yardas y tomó ventaja de 34-31 con otro desde 53 yardas cuando quedaban unos tres minutos por jugar.

Los Texans (2-10) tuvieron una oportunidad hacia el final, pero la ofensiva no prosperó. En cuarta oportunidad y 13 yardas por avanzar, Case Keenum fue golpeado y lanzó un pase incompleto.

Ben Tate corrió para 102 yardas y tres touchdowns para los Texans, que no ganan desde el 15 de septiembre.

Con el triunfo, los Patriots se sacudieron una racha de tres juegos perdidos como visitantes. El resultado les permite tener una marca de 16 encuentros ganados de 17 disputados en diciembre.

Por Nueva Inglaterra, Rob Gronkowski logró seis pases atrapados para 127 yardas de ganancia mientras Julian Edelman logró 101 yardas al quedarse con nueve envíos de Brady. Los Patriots no echaron de menos al running back Stevan Ridley, quien no jugó porque en las últimas semanas ha soltado el balón en varias ocasiones.