El Barcelona no pudo sobreponerse a las ausencias del astro Lionel Messsi y el arquero Víctor Valdés y cayó derrotado el domingo por 1-0 en cancha del Athletic de Bilbao, con lo que encajó su primera derrota en la liga española y segunda de forma consecutiva.

Tras perder el martes en su visita al Ajax de Amsterdam por la Liga de Campeones, el equipo entrenado por el argentino Gerardo Martino repitió suerte en su primera visita al nuevo estadio de San Mamés, donde el Athletic aún no ha perdido en ninguno de sus siete partidos disputados.

También sin los defensas Dani Alves y Carles Puyol por lesión, el conjunto azulgrana se mostró vulnerable y cedió ante el solitario gol de Iker Muniain a los 70 minutos, lo que lo deja con 40 puntos en la cima de la clasificación, que ahora comparte con el Atlético de Madrid, vencedor el sábado por 2-0 ante el Elche.

El Barsa se mantiene primero por mejor diferencia de goles a favor.

El Real Madrid, que también el sábado goleó 4-0 al Valladolid con triplete de Gareth Bale, marcha tercero a tres puntos de distancia.

Con los tres puntos cosechados, el Athletic sumó 29 y le arrebató al Villarreal el cuarto puesto, que otorga clasificación para jugar la próxima Liga de Campeones.

Messi, lesionado por la 13ra fecha ante el Betis, y Valdés, caído días después con la selección española, no tienen previsto regresar a los terrenos de juego hasta 2014, y el Barsa ha ganado un partido y perdido dos seguidos desde entonces. El vigente campeón de la liga española no cedía dos cotejos consecutivos desde el pasado 2 de marzo, ambos contra el Madrid por la Copa del Rey y la liga.

"Hasta el gol fuimos superiores, con mucho control, continuidad y ataques profundos, pero nos faltó el pase exacto; luego se vio otro partido. Yo vi un muy buen Barsa", opinó Martino, quien lamentó que el árbitro no expulsara a un jugador del Athletic por una falta sobre Neymar y reconoció que "no estamos acostumbrados a perder dos seguidos".

El Barsa exhibió al inicio tibios síntomas de mejora respecto al partido en Amsterdam con buenas combinaciones ofensivas, pero la primera gran ocasión, un derechazo de Neymar que Gorka Iraizoz desvió con la yema de los dedos, fue un espejismo y poco a poco, sin un juego preciosista pero sí constante, el Athletic fue tomando el control de la escena.

Tuvieron el primer gol los rojiblancos en un cruce de Markel Susaeta rebotado en Andrés Iniesta, pero ni Gaizka Toquero ni Muniain acertaron a empujar en boca de gol.

Mientras los jugadores del Barsa resbalan una y otra vez sobre el verde de San Mamés, con Neymar finalmente resignado al cambio de botines, el Athletic basculaba buscando el desborde por la banda, e inquietó nuevamente el arco de José Manuel Pinto en un cabezazo ajustado de Toquero, bandera del fútbol de raza planteado por el cuadro local.

El ariete incrementó su protagonismo con otro remate en tiro de esquina, bien tapado por Pinto tras la reanudación, y Neymar completó su colección de infortunios con un zurdazo a la grada tras controlar con el pecho un buen servicio de Cesc Fábregas.

Martín Montoya tampoco acertó a convertir un pase similar de Andrés Iniesta pero, pese a los detalles de calidad, el Barsa no logró establecerse como dominador, cayendo en el ritmo acelerado del Athetic, que finalmente decantó la balanza con el tanto de Muniain, puntual rematador en el área del enésimo cruce de Susaeta tras robo en la banda derecha.

Pinto salvó el segundo de Toquero en centro desde el flanco opuesto y los rojiblancos aguantaron el desordenado coletazo final de un Barsa con recursos pero sin ideas.

"Las derrotas no gustan porque generan dudas y siempre pasan por algo. Hay que corregir errores pero se puede perder. No creo que tenga que ver con el partido contra el Ajax. La primera parte fue buena", consideró Iniesta.

En otros partidos de la jornada, el colombiano Carlos Bacca marcó su séptimo gol y tercero en las tres últimas fechas para confirmar su rendimiento al alza por el Sevilla y arrancar una victoria por 2-1 en cancha del Granada.

El golazo de Bacca a los 23 minutos fue nivelado de penal por Yaché Brahimi (61), pero el colombiano, que acumula solo nueve cotejos de titular, aún tiró de repertorio para facilitar el gol definitivo de Kevin Gameiro (87), su segunda asistencia del campeonato.

El Sevilla clasifica octavo y el Valencia, que derrotó 3-0 a Osasuna con un triplete del brasileño Jonás, marcha noveno.

En duelo de los dos últimos clasificados, el Rayo Vallecano arañó un empate agónico de visitante, 2-2, ante el Betis, que sigue colista mientras el equipo madrileño escapó de la zona del descenso.