Estados Unidos escala en el medallero

La natación apareció al fin el domingo en el mundial de Barcelona, tras ocho jornadas de competencias en otras modalidades, y China reiteró su poderío para seguir en camino de proclamarse la reina absoluta del certamen, aunque con un ojo puesto sobre Estados Unidos.

Con 18 preseas ya en el medallero tras ganar Qiu Bo la última prueba de clavados y el campeón olímpico Sun Yang la final de los 400 metros libres, China no parece tener rival para coronarse en el certamen, pero Estados Unidos logró más en un día en la piscina del Palau Sant Jordi que en una semana en el resto de competencias.

El país norteamericano empezó la jornada con dos preseas en su haber, el oro de Haley Anderson y el bronce de Eva Fabián en aguas abiertas, y acabó con siete después de que David Boudia triunfó en clavados, la joven sensación Katie Ledecky lo hizo en los 400 metros estilos y el equipo femenil de relevos, liderado por Missy Franklin, añadió otros oro más en los 4x100. Connor Jaeger sumó un bronce en la carrera ganada por Sun, y el equipo de relevos varonil que capitanea Ryan Lochte no pudo con Francia, selección revelación de los pasados juegos olímpicos, conformándose con la medalla de bronce.

Los norteamericanos no cuentan en esta ocasión con el talento inigualable de Michael Phelps, retirado tras Londres 2012, pero aspiran a proclamarse nuevamente reyes de la natación, tras las 31 medallas conseguidas en la piscina en Londres.

La felicidad tampoco fue completa para China, pues la joven Ye Shiwen, una de las revelaciones en los pasados Juegos Olímpicos, quedó por detrás de la húngara Katinka Hosszu, campeona en Roma 2009, en preliminares del combinado de los 200 metros en la mañana.

Venezuela se congratuló de clasificar por primera vez en su historia a una mujer para una final mundialista: Fue Andreina Pinto en los 400 libres, donde acabó sexta.

China no falló en la última final de clavados, la plataforma individual varonil, en que Qiu se llevó el oro con puntuación de 581.00. El país asiático actualmente suma 10 oros, seis platas y dos bronces, y se coronó monarca indiscutible de los saltos, pues se ha llevado nueve oros de los 10 en disputa en Barcelona.

El segundo lugar fue para Boudia con 517.40 puntos y el tercero para el alemán Sasha Klein, quien tuvo una valoración final de 508.55.

Los mexicanos Germán García e Iván Sánchez, medallistas de plata olímpicos en 2012 en los sincronizados, volvieron a irse con las manos vacías tras quedar cuartos hace justo una semana como dupla, acabando el individual en cuarta y quinta posición, respectivamente.

En waterpolo varonil, Montenegro, Grecia, Croacia y España clasificaron a los cuartos de final, donde se enfrentarán respectivamente a Serbia, Hungría, Australia e Italia.

Croacia, campeona olímpica, machacó 21-4 a Nueva Zelanda, España ganó por 10-6 a Estados Unidos, Grecia tumbó por 13-5 a Suráfrica y Canadá cayó eliminada, 12-4 por Montenegro.

En la tarde, Serbia se deshizo, 13-5, de Rumania, Hungría, 16-7, de Kazajistán, Italia no tuvo piedad de China, pasando por 11-3, y Australia dobló 8-4 a Alemania.

Los cuartos de final se disputarán el martes.