Fluminense, en lucha por no descender, gana 1-0

El campeón defensor Fluminense perdió el domingo 1-0 ante el Santos y se ubica apenas un punto arriba de la zona de descenso con dos jornadas pendientes.

El sábado, el cuatro veces campeón Vasco da Gama mantuvo vivas las esperanzas de eludir el descenso con un triunfo por 2-1 sobre el Cruzeiro, que ya tiene asegurado el título.

Hubo revuelo por ese partido después que el mediocampista del Cruzeiro Julio Baptista, ex seleccionado de Brasil, fue tomado por las cámaras de televisión cuando le decía a un jugador del Vasco que siguiera anotando. Baptista dijo que su expresión fue irónica y no significaba que Cruzeiro le facilitara las cosas al Vasco.

En otros resultados del domingo, el Atlético Paranaense, segundo de la tabla, aplastó 6-1 al Náutico, que jugará la próxima temporada en la segunda división. Flamengo venció al Corinthians 1-0 en Río de Janeiro y Sao Paulo empató con el Botafogo 1-1 en Sao Paulo.

Los jugadores protagonizaron una nueva ola de protestas el sábado y el domingo contra la federación nacional, sentándose en la cancha y cruzándose de brazos antes de sus partidos para exigir cambios al ajetreado calendario del país.

Los 22 jugadores en cancha se sentaron durante unos 30 segundos antes del arranque para llamar la atención al movimiento "Sentido Común FC", el cual pretende que haya un calendario más organizado que beneficie a jugadores, equipos y afición.

En uno de los partidos, los jugadores pusieron rodilla en tierra en lugar de sentarse, y en otra los aficionados se unieron a la protesta con cánticos opuestos a la federación.

Hace dos semanas, los jugadores cruzaron los brazos por varios momentos después del silbatazo inicial, y en la jornada anterior se arremolinaron en el medio campo antes del arranque. Los jugadores de uno de los encuentros de hace dos semanas patearon el balón de un equipo a otro luego de que el árbitro amenazara con mostrarles la tarjeta amarilla a todos los jugadores en el terreno de juego.

Los líderes del movimiento, que incluye a algunas de las estrellas del país, dijeron que no dejarán de protestar hasta que vean que la federación está comprometida a hacer cambios en los próximos años. Alegan que una temporada en la que los equipos jueguen menos partidos redundará en una mejor calidad del espectáculo y en mayor asistencia a los estadios.

Los jugadores también exigen un periodo adecuado de vacaciones, pretemporadas más largas y más peso en la toma de decisiones. Asimismo, quieren que se castigue a los equipos que no paguen salario a tiempo y se quejan de la influencia que ejercen los dueños de los derechos de transmisión por TV.

La federación brasileña, o CBF, dijo el domingo en su portal de internet que trabaja en medidas que atiendas las demandas de los jugadores. Ambas partes concuerdan en que hacer cambios al calendario del próximo año será difícil debido a la Copa del Mundo, pero los jugadores ya han dicho que las soluciones para la temporada 2015 deben discutirse desde ahora.