Iniciativa de defensa se estanca en Congreso

Durante 51 años de guerra y de paz, los legisladores republicanos y demócratas habían apoyado una iniciativa de ley para el pago a los soldados, la compra de barcos y aviones, y la definición de políticas militares.

Sin embargo, la semana pasada, el Senado ni siquiera pudo ponerse de acuerdo en que se sometiera a votación.

Por exigencias del presidente Barack Obama, el líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, decidió evitar una votación en la que se agregaría una nueva tanda de sanciones contra Irán a la Ley de Autorización de Defensa Nacional en momentos en que negociadores conversaban sobre el programa nuclear iraní en Suiza.

Mediante un acuerdo anunciado el domingo se congela temporalmente el programa nuclear de Teherán.

Reid no estuvo dispuesto a repetir una disputa como la de la ley de salud, abrir asuntos contenciosos como el espionaje del gobierno o permitir que se convirtiera en imán de otros temas lo que podría ser el último proyecto de ley del Congreso este año.

"Todos tienen que entender que este no será un proceso abierto de enmiendas", dijo Reid a sus colegas en su intento para limitar los cambios y concluir la medida de defensa por 625.000 millones de dólares después de unos tres días de debate. Sostiene que su decisión se debió a las tácticas dilatorias del Partido Republicano.

Una apropiación del poder, dijeron a manera de queja los republicanos frustrados que exigían que se les permitiera proponer enmiendas y someterlas a aprobación, que durante décadas ha sido la norma en torno a una iniciativa que representa la mitad del presupuesto discrecional de la nación.

El Partido Republicano se ha quejado repetidamente de la mano dura de Reid, que se manifestó en el cambio a las normas sobre las medidas obstruccionistas en el Senado. Según los republicanos, la iniciativa de defensa podía haberse concretado hace meses pero fue pospuesta hasta el último minuto para evitarle a Obama algunos ojos morados en cuanto a seguridad nacional.

"Los republicanos tienen derecho a algunas enmiendas", afirmó el senador Jim Inhofe, el republicano de más alto rango en la Comisión de Servicios Armados del Senado. Inhofe presentó una lista reducida de 25 enmiendas del Partido Republicano de las 350 planteadas por legisladores de ambas fuerzas políticas.

El proyecto de ley no pasó y fue el más reciente a nivel bipartidista que cae en los tiempos difíciles de un Congreso dividido. En la nueva normalidad de inacción del Congreso, la iniciativa de defensa fue aventada a una pila en la que figuran la propuesta agrícola estancada, la medida migratoria perdida y las iniciativas incompletas de gastos particulares.

Cuando le restan algunos días legislativos al año, las intrigas más recientes ponen en peligro una iniciativa que autoriza los recursos para el personal militar, el equipo de guerra y el conflicto en Afganistán.

El Senado debe aprobar su iniciativa y reconciliarla con la versión a la que dio luz verde en junio la Cámara de Representantes.

___

El periodista de The Associated Press, Josh Lederman, contribuyó a este despacho.

___

Donna Cassata está en Twitter como http://twitter.com/DonnaCassataAP