Ataques con bombas dejan 12 muertos en Irak

Varios atentados ocurridos el domingo en Irak, entre ellos el estallido de un coche bomba manejado por un suicida, dejaron un saldo de 12 muertos, informaron funcionarios, el caso más reciente en un aumento de la violencia que hace surgir la terrible perspectiva de la guerra civil sectaria.

El atacante suicida estrelló su vehículo cargado de explosivos contra una patrulla de seguridad curda en el norte de Irak, lo que provocó la muerte de ocho personas y lesiones a cinco más, dijo la policía. La explosión ocurrió cuando la patrulla pasaba por el poblado de Tuz Khormato, que tiene una población étnicamente diversa, dijo el jefe de la policía local, coronel Hussein Ali Rasheed.

Tuz Khormato se ubica en un territorio que se disputan árabes, curdos y turcomanos unos 200 kilómetros (125 millas) al norte de Bagdad. La zona autónoma curda de Irak tiene sus propias fuerzas de seguridad.

En el barrio de Karrada, en el centro de Bagdad, el estallido de una bomba colocada en un microbús mató a tres pasajeros e hirió a otros 9, informó la policía. Otro explosivo fue detonado al amanecer en un salón de té en la localidad de Silaikh, al norte de la capital iraquí, causando la muerte de una persona y lesiones a 10.

Dos médicos del gobierno, que hablaron a condición de no ser identificados por no estar autorizados para dar información a la prensa, confirmaron la cifra de víctimas

Los atentados coinciden con una intensificación de la violencia, lo cual ha suscitado temores de una repetición de las matanzas sectarias que pusieron al país al borde de la guerra civil después de la invasión de 2003 que encabezó Estados Unidos.

Se cree que los ataques están vinculados con un aumento de las diferencias entre grupos chiíes y suníes, así como entre árabes y curdos, lo que reduce las esperanzas de que la vida en el norte de Irak regrese la normalidad cuando están por cumplirse dos años de que el Ejército de Estados Unidos salió del país.