Papa pide reflexión por causas de éxodo de fieles

En su discurso más prolongado e importante de sus cuatro meses de pontificado, el papa Francisco criticó directamente el mensaje "intelectual" de la Iglesia y pidió llegar a la gente común con amor y compasión.

En una alocución a los obispos brasileños, el papa dijo que los católicos de a pie no comprenden ideas tan elevadas y necesitan escuchar un mensaje más simple de amor, perdón y misericordia que está en el centro de la fe católica.

"A veces perdemos fieles porque no comprenden lo que estamos diciendo, porque hemos olvidado el lenguaje de lo simple e importamos un intelectualismo extraño a nuestro pueblo", dijo. "Sin la gramática de la simplicidad, la Iglesia pierde las condiciones que hacen posible buscar a Dios en las profundas aguas de su misterio".

En la alocución, en que presentó la clase de Iglesia que desea, el papa Francisco pidió a los obispos que reflexionen por qué cientos de miles de católicos han abandonado la Iglesia para afiliarse a congregaciones protestantes y pentecostales, que han crecido exponencialmente en decenios recientes en Brasil, particularmente en las favelas, donde los pobres reciben de buena gana su mensaje carismático y asesoría simple y útil.

Según el censo, la cantidad de brasileños católicos bajó de 125 millones en 2000 a 123 millones en 2010, y la cantidad de católicos entre la población total descendió de 74% a 65%. Durante el mismo período, la cantidad de evangélicos y pentecostales se disparó de 26 millones a 42 millones, un alza de 15% a 22% de la población en 2010.

El papa Francisco ofreció una lista de explicaciones francas sobre el "éxodo".

"Quizás la Iglesia parecía demasiado débil, quizás demasiado distante de sus necesidades, quizás demasiado pobre para responder a sus preocupaciones, quizás demasiado fría, quizás demasiado preocupada por sí misma, quizás prisionera de sus propias fórmulas rígidas", dijo.

"Quizás parece que el mundo ha hecho de la Iglesia una reliquia del pasado, mal preparada para nuevas interrogantes. Quizás la Iglesia puede hablar al pueblo en su infancia, pero no a los mayores de edad", agregó.

Francisco preguntó si la Iglesia de hoy todavía puede "entusiasmar el corazón" de sus fieles con sacerdotes que se tomen el tiempo para escuchar sus problemas y no alejarse de ellos.

"Necesitamos una Iglesia capaz de volver a descubrir la misericordia", dijo. "Sin misericordia, tenemos pocas posibilidades hoy en día de ser parte de un mundo de personas 'heridas' que necesitan comprensión, perdón y amor".

A pesar de la evaluación crítica del papa Francisco de la situación de la Iglesia en Brasil, la recepción que le brindó el pueblo en Río ha mostrado que puede atraer a grandes masas. Los cuatro kilómetros (2,5 millas) de playa de Copacabana estaban repletos para la vigilia del sábado por la noche, gracias también a la Madre Naturaleza, que finalmente cooperó con un poco de frío, pero sin mucha humedad, después de varios días de lluvia.

"En la iglesia puede ser tedioso, pero aquí es asombroso", se maravilló Anna Samson, estudiante universitaria de 21 años de Long Beach, California.

___

El periodista de The Associated Press Marco Sibaja contribuyó a este despacho.

___

Nicole Winfield está en Twitter en www.twitter.com/nwinfield