Uruguay investiga nexos con atentado a AMIA

La justicia uruguaya inició una investigación para determinar si el atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994 fue planificado por el clérigo y diplomático iraní Moshen Rabbani en Uruguay, país donde vivía por entonces.

Rabbani, acusado en Argentina de ser el autor intelectual del atentado, vivió en una propiedad de la Avenida Rivera de Montevideo, en donde el fiscal argentino Alberto Nisman cree que pudo haberse planificado el atentado contra la mutual judía. Ese inmueble fue adquirido en el 2006 por la embajada de Irán.

A solicitud de Nisman, su par uruguayo Juan Gómez, pidió a la jueza Adriana de los Santos iniciar una investigación.

Gómez afirmó al diario argentino Clarín, que Rabbani estuvo unas seis o siete veces en Uruguay antes de la explosión contra la asociación israelita. Se cree que permaneció en Uruguay con otra identidad, pues en los registros de la Dirección Nacional de Migración no figura su nombre.

La explosión en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) mató a 85 personas en 1994 y dejó a 300 heridos. El ataque sigue sin ser esclarecido.

A mediados de julio, al recordarse el décimo noveno aniversario del ataque, importantes líderes judíos acusaron al gobierno argentino de garantizar impunidad a los responsables del atentado al haber suscrito un pacto con Irán que permite que fiscales argentinos viajen a Teherán para interrogar a funcionarios iraníes de alto rango sospechosos de haber orquestado el atentado, pero no hay indicios de que Irán permitirá que los sospechosos sean extraditados.

Nisman formuló cargos contra Irán y Jezbolá a los que acusa de establecer células terroristas en toda América del Sur.

Los funcionarios iraníes han desechado la acusación y la califican como una conspiración de grupos fundamentalistas israelíes.